La iniciativa partió del Centro de Mayores Francisco de Goya, que se encuentra en la calle Alfredo Aleix, 3, lugar donde esta mañana se produjo una de las concentraciones más numerosas y ruidosas. Pronto la hicieron extensiva a los otros cuatro centros de mayores de Carabanchel: Tierno Galván, San Vicente de Paul,  Monseñor Óscar Romero y Roger de Flor. En ellos se celebraron igualmente sentadas y pequeñas concentraciones.

Los impulsores de esta movilización, que cuenta con el apoyo de las asociaciones vecinales, consideran que el buen trato a las personas mayores, prácticamente vacunadas en su totalidad, “debe fomentar el contacto con su entorno, ya que las relaciones sociales son esenciales para una buena salud emocional” por lo que demandan la reapertura inmediata de los centros de actividades.

“No se entiende que, mientras llevan muchos meses abiertos espacios públicos como bares, restaurantes, centros culturales, cines o teatros, permanezcan cerrados los centros de mayores, en los que se prestan servicios públicos, se atienden necesidades propias y se ejercitan derechos (ahora cerrados), de socializar, aprender, y alimentarse, entre otros”, sostienen las y los usuarios del Centro de Mayores Francisco de Goya.