Ante la celebración del Día Internacional del Emigrante, el 18 de diciembre, la MESDAP decidió dedicar su Marea Blanca mensual al derecho de las personas migrantes a disfrutar de la misma cobertura sanitaria que las autóctonas. Con objeto de visibilizar esta reivindicación, un grupo de danzas de Perú abrió la manifestación, que bajo la lluvia y a pesar de un frío intenso, transcurrió entre la calle Sevilla y el número 18 del Paseo del Prado, sede del departamento que dirige María Luisa Carcedo.

Las organizadoras del acto subrayaron “la pérdida del derecho sanitario de los inmigrantes” que se produjo con la aprobación del Real Decreto-Ley 16/2012, y que hoy no se ha recuperado del todo. A las personas inmigrantes sin documentación en regla “aún no les han retornado sus tarjetas sanitarias; no gozan como los demás de una sanidad pública universal en su verdadera concepción y dependen del tipo que esté al frente de su lugar de residencia de que reciban una u otra modalidad de documento justificativo para la atención sanitaria; deben además esperar tres meses en el limbo hasta poder solicitarlo; no se les aporta una seguridad clara que les respalde y tienen que pagar el 40 % de los coste de los medicamentos”, indicaron.

Ante esto, la plataforma aseguró que no va “a consentir que se vulneren los derechos de los inmigrantes, piedra angular de la vulnerabilidad. Por ello hemos querido ponerlos por delante para desinflar la intoxicación y exigir el cumplimiento de los derechos humanos; por ello, los hemos colocado delante no sólo por sus propios intereses; sino como punta del iceberg, para que sean también la voz de miles de dependientes, ciudadanos y ciudadanas precarios, ancianos, mujeres, niños y jóvenes vulnerables, que vienen siendo desatendidos por esas mafias mercantilistas asentadas en nuestros sillones para gobernar el enorme barco de un pilar fundamental, nuestra sanidad pública, para apuntalar el futuro que están malversando en este presente doloroso en el que todo va tomando ya el tono gris de camino hacia lo incierto, sin futuro y con escasos signos de progreso”, concluyó la mesa ante el Ministerio. A sus puertas, sus portavoces también recordaron a Carcedo la reunión que tiene pendiente con la Coordinadora Estatal de Mareas Blancas, “tal y como se solicitó, recordó y acordó con el equipo que continúa tras la salida de la ministra precedente”. En el encuentro comprometido, la coordinadora tiene previsto defender su Documento de 38 Medidas” para recuperar la calidad de nuestra sanidad pública. Un texto que, como recuerda la mesa, “está en su poder; y en manos de todos los partidos del arco parlamentario, de los gobiernos autonómicos y del Consistorio de Madrid”.