Consciente de que la división resta potencia y empuje al movimiento en defensa de unas pensiones dignas, la plataforma trabaja en estos momentos para que los sindicatos, la Coordinadora Estatal en Defensa del Sistema Público de Pensiones y la Mesa Estatal por el Blindaje de las Pensiones (MERP) promuevan acciones unitarias, siguiendo el modelo que tan buenos resultados ha cosechado en Bilbao.

Respetando la autonomía de cada organización, “consideramos imprescindible la unidad de acción que una lucha de fondo como la que enfrentamos requiere para ganar el apoyo y la confianza de la inmensa mayoría de la población, a la que más temprano o más tarde afectará, si lo permitimos, la degradación o minimización de un sistema de protección público tenido por uno de los puntales básicos del Estado de Bienestar. De ahí la necesidad de un acuerdo de mínimos compartidos”, indica la plataforma en su escrito.

Este acuerdo pivotaría en torno a una serie de reivindicaciones básicas, la primera de ellas, la revalorización de las pensiones “como mínimo en base al IPC (que pasa también por el aumento de las pensiones mínimas), y la recuperación del poder adquisitivo perdido a partir de 2011”. La segunda es la “suspensión inmediata de la entrada en vigor del llamado factor de solidaridad intergeneracional (o factor de sostenibilidad) prevista para enero de 2019, que afectaría a futuros pensionistas a partir de esa fecha”. Todas agrupaciones de pensionistas coinciden también en que el sistema público de pensiones debe asegurarse financieramente, “con las transferencias del Estado que sean necesarias cuando las cotizaciones sociales no alcancen a cubrir el gasto en pensiones, garantizando, a su vez, la suficiencia de las mismas para una vida de calidad en la vejez, como establece la Constitución Española”. La plataforma hace suya también la demanda de la MERP para que el derecho a pensión sea blindados en la carta magna.

Mientras cuaja esa deseada unidad, Mayores en Acción y la FRAVM llaman a secundar las dos grandes manifestaciones que tendrán lugar en la capital en los próximos días. La primera, a iniciativa de CCOO, UGT y la Cumbre Social, transcurrirá el próximo domingo, 15 de abril, desde las 11:30, de la Fuente de Neptuno a la Puerta del Sol. Al día siguiente la Coordinadora Estatal en Defensa del Sistema Público de Pensiones marchará a las 12:00 desde la misma fuente hasta el Palacio de Cibeles.

En su nota, la plataforma, aún reconociendo las mejoras propuestas por el Gobierno de Rajoy en el Proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2018 (“fruto de las masivas y persistentes movilizaciones de pensionistas”), denuncia su “carácter oportunista, y con la clara finalidad de dividir al colectivo” y su “total insuficiencia”, ya que “deja por debajo del IPC un número considerable de pensiones”.