La Asociación Vecinal Cavas-La Latina denuncia “el acoso permanente que los vecinos y vecinas del distrito Centro estamos sufriendo desde la entrada de Ahora Madrid en el Gobierno municipal. La permisividad del Ayuntamiento de Madrid demostrada con la proliferación de permisos para la celebración de eventos y actividades relacionadas con el alcohol y el ruido es un hostigamiento a los vecinos sin precedentes”, sostiene en una nota que acaba de hacer pública.

El último episodio fue la aprobación de los recintos feriales, incluido el de las fiestas de la Virgen de la Paloma, en la última sesión extraordinaria del pleno de la Junta del Distrito Centro. Los vecinos y vecinas “vemos como, año tras año y pese a las alegaciones vecinales por hacer unas fiestas más sostenibles, Ahora Madrid no sólo tira a la basura las propuestas ciudadanas sino que, cediendo a las presiones de la industria del alcohol y el ruido, amplía los espacios ocupados: Campo de la Cebada en 2016, Cava Baja en 2017 y Plaza de Vara del Rey este año 2018. Zonas que habíamos conseguido que no se incluyeran como recinto ferial durante años. No entendemos la necesidad de inclusión cuando lo que estamos solicitando es la disminución y su traslado a zonas menos habitadas”, subraya la entidad, antes de continuar: “junto a la ampliación del espacio, Ahora Madrid amplia también los días de fiesta y negocio de alcohol, penalizando a los residentes que este año pasarán de cuatro a cinco noches sin poder dormir.

La Asociación de Vecinos Cavas-La Latina ha formado parte de la comisión de fiestas del distrito durante años. Sin embargo, “la desidia del gobierno de Carmena, representado en el Distrito Centro por el concejal Jorge García Castaño, ha provocado que decidamos abandonar la farsa que es esta comisión”. Los motivos son claros: “resulta imposible organizar actividades vecinales durante la celebración de las fiestas de nuestro barrio cuando nos obligan a huir del mismo a causa de ruidos demenciales en horarios que limitan el descanso de los residentes, serias dificultades para acceder a las viviendas y un sin número de molestias que hacen inviable la vida en el barrio (suciedad, olores, botellón, vocerío una vez finalizado el horario…)”. Y, por otro lado, asegura el colectivo vecinal, “la comisión de fiestas se ha convertido en un instrumento para oficializar el trato de favor de Ahora Madrid a la industria del alcohol y el negocio frente a los vecinos”.

La asociación lamenta “profundamente” la actitud de Jorge García Castaño con los vecinos y residentes. “A pesar de ser conocedor de sus condiciones de vida por culpa de los problemas ocasionados durante todo el año por la industria del ocio nocturno, el alcohol y el ruido, el edil sigue priorizando estas actitudes y negocios en vez del bienestar de los vecinos. El concejal ha demostrado su negligencia en la defensa de los derechos de los vecinos de Centro y su gestión es un premio constante y desmesurado a ciertos lobbies a costa de la salud de los ciudadanos y ciudadanas”.

Por todo ello, la entidad pide a la alcaldesa de Madrid que tome cartas y actúe “ante la degeneración que vive el Distrito Centro, fruto del mal gobierno de su concejal delegado al que responsabilizamos directamente del creciente deterioro de nuestro barrio y de daños a la salud de sus vecinos”.