La Semana de Cine de Carabanchel, un festival de cine que nació hace más de tres décadas a iniciativa del movimiento vecinal y juvenil de Carabanchel ha conquistado con los años un espacio propio y ha crecido en reputación hasta conquistar un espacio propio en el circuito de festivales cinematográficos. Por él han pasado películas de directores consagrados como Pedro Almodóvar, Montxo Armendáriz o Gracia Querejeta. El festival, explican representantes de la Coordinadora de Carabanchel, “nació hace 31 años para impulsar en nuestro distrito el cine español, tan degradado en aquellos tiempos. Sus impulsores fueron las asociaciones juveniles, contando con el apoyo de las asociaciones vecinales, de mujeres y culturales. La fuente de financiación fue, en su primera etapa democrática, el Ayuntamiento de Madrid”. El éxito de afluencia de público y crítica hizo que “la Semana de la Juventud pasara a convertirse en la Semana de Cine Español en Carabanchel, organizada de manera conjunta por el movimiento asociativo y la Junta Municipal”. Las asociaciones reconocen que han tenido “dificultades para participar, que hemos ido superando”. Este año, sin embargo, consideran ineludible no expresar públicamente lo que ha pasado.

“Nuestra participación e ideas se han visto mermadas en esta edición hasta el punto de que nos han convocado por primera vez el día 11 de diciembre. Ese día se nos informó de decisiones tomadas con antelación con las que sabían que no íbamos a estar de acuerdo, pues para la Coordinadora esta actividad es un evento cultural que debemos acercar lo más posible a nuestros vecinos y vecinas y no convertirlo en un evento meramente comercial”. Los miembros de las asociaciones vecinales se refieren al lugar de las proyecciones, que tras la desaparición de los cines de Carabanchel, se ha trasladado a las salas del Centro Comercial Islazul. “Este centro comercial -denuncian- está ubicado en una zona de nueva creación con difícil accesibilidad”, por lo que entienden, la Semana de Cine de Carabanchel “acaba convirtiéndose en un evento de propaganda del mismo”. Los representantes de la Coordinadora tienen claro que “todo estaba ya decidido entre la Junta Municipal y la empresa adjudicataria, Grupo Educativo”, tal y como comunicaron en una carta remitida al alcalde de Madrid el pasado mes de diciembre. “No estamos de acuerdo con esta mal llamada participación pues para esta Coordinadora la participación es proponer, consensuar y asumir el resultado final, que en este edición no podemos admitir pues nuestra participación ha quedado al margen”.

En la misma carta, los representantes de la Coordinadora de Carabanchel trasladaron al regidor madrileño su preocupación porque “nos consta que los cines Islazul no tienen la licencia oportuna y, habiendo comunicado esta preocupación a la Junta Municipal, aún no hemos tenido respuesta”. Todo ello les lleva a pensar que “nuevamente se están dando privilegios a las empresas privadas por encima de las necesidades culturales” del distrito de Carabanchel.

El Festival se clausurará el próximo domingo 25 de enero con una gala en la que se entregarán los premios correspondientes a los cortos en concurso y se proyectarán el ganador del primer premio junto con la película de Antonio del Real La Conjura de El Escorial.