Pero eso es exactamente lo que ocurre en la avenida de La Gavia desde el 4 de noviembre de 2015 con el Sr. Socavón del Ensanche, un personaje cada vez más odiado en el vecindario por su persistencia y falta de decoro. Los habitantes del barrio están hartos de ver las entrañas de una de sus vías de comunicación principales, lo que les obliga a desviar sus rutas a su paso por la intersección entre la citada avenida y la calle Cerro Milano. Hartos, indignados por la lentitud de la Administración para solucionar el problema y, lógicamente, preocupados por la estabilidad del suelo sobre el que se levantan no solo sus calles sino también sus viviendas. Se calcula que el socavón afecta a la vida diaria de unos 20.000 vecinos y vecinas.

En una reunión que mantuvo con representantes de la Asociación Vecinal PAU del Ensanche de Vallecas el pasado 25 de noviembre, el máximo responsable de la junta de distrito, Francisco Pérez, aseguró que, tal y como concluyen varios estudios geotécnicos realizados en estos meses, los edificios cercanos no corren ningún peligro. “El concejal nos dijo que los sistemas de cimentación empleados para las viviendas son los apropiados para que no se vean afectados por las condiciones del suelo yesífero karstificado de la zona, algo que no sucede con el sistema constructivo empleado para la urbanización del vial de la avenida de la Gavia, que a todas luces no soporta las condiciones del suelo sobre el que se aloja”, indica la asociación, que desde el primer momento ha peleado por encontrar una solución óptima y duradera al problema. Solución que pasa por realizar una intervención en un área mucho mayor que la afectada directamente por el socavón, destinada a corregir no solo la carretera y aceras dañadas por este sino también las zonas situadas en la avenida de la Gavia, 21 y en la avenida Ensanche de Vallecas, 42 que hoy presentan hundimientos en la calzada.

En el encuentro, el concejal, como ha hecho otras veces, volvió a pedir calma y paciencia a los vecinos, asegurando que ha solicitado al Área de Desarrollo Urbano Sostenible del Consistorio que la intervención sea declarada “obra de urgencia” para acometerla cuanto antes, algo que, según las previsiones de Urbanismo, no se iniciará hasta la próxima primavera.

Para la asociación vecinal este es un plazo inconcebible. “No entendemos que tras un año de existencia del socavón, José Manuel Calvo aún no haya firmado esa declaración de urgencia ni ordenado el inicio de las obras, que con los estudios geotécnicos realizados no deberían empezar más tarde de enero de 2017”.

Además de acometer a la mayor brevedad la reparación todas las áreas que han sufrido hundimientos, la entidad pide que con la misma celeridad “se habilite la circulación en ambos sentidos en el tramo de la Avenida de la Gavia que sigue abierto al tráfico”, como ya trasladó a José Luis Infanzón, director general del Espacio Público, Obras e Infraestructuras del Ayuntamiento de Madrid en las reuniones que mantuvieron los pasados 30 de mayo y 21 de julio.