Las vecinas y vecinos del barrio de Orcasitas (Usera) siguen en pie de guerra ante la amenaza de que más de 2.000 familias puedan quedarse sin calefacción. Por eso, a iniciativa de la asociación vecinal de Orcasitas (La Meseta) y del Foro de Orcasitas y con el apoyo de la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (FRAVM), se concentrarán mañana martes a las 11h ante la sede de la consejería de Vivienda. Más de mil personas se concentraron el pasado 21 de febrero ante la Asamblea de Madrid, donde registraron una carta dirigida a Esperanza Aguirre en la que piden interlocución con la administración regional para solucionar los acuciantes problemas que afectan a más de 2.000 familias de Orcasitas recordando que “las administraciones están obligadas a invertir en estos barrios para avanzar en el reequilibrio social y territorial’.

Orcasitas es el único barrio de Madrid que se autoabastece de energía calorífica al poseer una central térmica que gestionan, desde hace 30 años y de manera voluntaria, los propios vecinos. En los últimos años, éstos han invertido más de 540.000 euros en renovar e informatizar las instalaciones de la central, que se levantan en un terreno propiedad del IVIMA, pero ahora las tuberías de la red exterior, las que van de la instalación a los bloques de viviendas, se caen de viejas. Debido a su deterioro, el barrio ha sufrido 20 cortes de suministro en el último año.

La reparación de las tuberías costaría unos tres millones de euros, es decir, unos 1.300 euros por cada familia, “algo extraordinariamente gravoso” en el barrio con menor renta per-cápita de la ciudad. “A ver cómo pueden pagar esa cifra personas que cobran 400 euros de pensión”, se pregunta Rey.

Los portavoces de la asociación vecinal señalan que “Orcasitas es uno de los pocos barrios de Madrid donde el Partido Popular no obtiene buenos resultados y por ello sufre el abandono por parte del Ayuntamiento y Comunidad de Madrid. Y no estamos dispuestos a que las instituciones practiquen el `mobbing del casero´. Por eso pedimos que el Gobierno regional responda no sólo “al gravísimo problema de la calefacción del barrio” sino al deterioro de muchos defectos estructurales de nuestras viviendas que no están siendo reparados ni asumidos por el IVIMA, que permite que las edificaciones entren en un estado de deterioro progresivo.

La central térmica de Orcasitas, que produce 15 kilovatios/hora y abastece a 2.400 hogares, es un modelo por su optimización del consumo y ahorro energético. De gasóleo en sus primeros tiempos, ahora funciona únicamente con gas natural, aunque en el exterior de la central ya se están instalando paneles solares.