Orcasitas es un barrio de Usera erigido por los miles de trabajadores que, a partir de la década de los cincuenca, abandonaron el campo y llegaron a Madrid para trabajar en las fábricas que sembraban el cinturón de la capital en pleno auge del desarrollismo franquista.

Cincuenta años después, Orcasitas sigue acogiendo a inmigrantes que llegan ahora procedentes de otros continentes y que aportan no sólo su fuerza de trabajo, sino la riqueza de sus respectivas culturas que, sumada a la local, dan lugar a la construcción de los barrios que anuncian la sociedad del siglo XXI.

Sidibe Moussa, presidente del Alto Consejo de Malienses en España, es uno de estos nuevos vecinos que llegó a Orcasitas y cuya vida se vió imbricada en la comunidad que décadas atrás alumbraron los inmigrantes procedentes del éxodo del campo a la ciudad. Su mujer colabora con el grupo de mujeres de la AV Meseta de Orcasitas y su hijo forma parte del equipo de la escuela de fútbol del barrio.

Pero es sólo un ejemplo. Hay centenares de mujeres, hombres y niños que, día a día, ponen nombre y apellido a las palabras integración y convivencia. Y esto, para los vecinos de Orcasitas, es motivo de celebración. Por eso y, pasada la festividad del Ramadán, este fin de semana saldrán a la calle para celebrar el 48º aniversario de la independencia de Mali -23 de septiembre- con desfiles, actuaciones musicales, proyección de documentales, degustación de gastronomía… y un partido de fútbol en el que se “enfrentarán” África y España.

La celebración, que durará tres días, será retransmitida en directo por la televisión pública maliense y contará, entre otros, con la presencia del embajador de Mali en Francia.

Félix López Rey, de la AV Meseta de Orcasitas, invita a todos los madrileños a participar en una fiesta en la que “una vez más, es la ciudadanía la que pone en práctica lo que pregonan las administraciones: la necesidad de fomentar el diálogo intercultural y la convivencia, algo que llevamos haciendo en nuestros barrios desde hace años. En esta ocasión, la Junta Municipal no ha querido colaborar siquiera poniendo la megafonía”.