La nueva manifestación responde al proyecto que el Ministerio de Fomento publicó en el Boletín Oficial del Estado el pasado 25 de enero con el nombre de trazado “Autovía del nordeste (A-2). Remodelación del nudo Eisenhower”, pues, aunque contiene algunos aspectos positivos, puede perjudicar la vida de cientos de vecinos y vecinas de Barajas y San Blas-Canillejas. En palabras de Julián Moreno, presidente de AFAO, “algunas partes son aceptables, como la que afecta a los accesos al centro comercial Plenilunio o a la salida del aeropuerto por la M-14 hacia la M-40, pero otras las rechazamos de manera frontal y categórica, ya que afectan de manera directa a la Alameda de Osuna.

Así, la vecindad de este barrio de Barajas se opone a la eliminación de los 850 árboles que deberán ser talados si la propuesta sale adelante, “144 de los cuales están en la salida del túnel que está previsto construir en la calle Pinos de Osuna”. De la misma forma, rehúsa a que el “100% de los autobuses interurbanos provenientes del Corredor del Henares” tengan que circular por la vía de servicio del aeropuerto que se encuentra en la avenida de la Hispanidad”, una zona tranquila y con escaso tráfico. Según una previsión a diez años del propio Ministerio de Fomento, esto supondría 5.349 vehículos más al día. De hecho, para acoger este volumen Fomento prevé duplicar los dos carriles que actualmente tiene la avenida de la Hispanidad, construir el citado túnel y una plazoleta a su término. Esta nueva rotonda, “situará los vehículos a menos de diez metros de la Escuela Infantil El Bateo y obligará a la expropiación de parte de los jardines vecinales de la calle Balandro”, asegura Julián Moreno.

Los colectivos que promueven la protesta del viernes se encuentran muy decepcionados con la solución que ha encontrado Fomento para resolver los atascos que a diario se producen en el entorno del nudo de Eisenhower. De hecho, la califican como “proyecto trampa”, ya que “en lugar de facilitar y priorizar medidas serias e importantes (como un auténtico carril Bus-VAO o aparcamientos disuasorios) que impulsen y hagan atractivo el transporte público, potencia el uso del vehículo privado hacia un Madrid ya saturado”. Y es que, a tenor de Moreno, “en el mejor de los casos el caos diario del nudo lo trasladarán a la cercana glorieta de Canillejas, que se encuentra ya de por si saturada”.

Por todo lo anterior, los colectivos vecinales citados hacen un llamamiento a las personas del entorno para volver a salir a la calle y exigir un proyecto más eficaz, racional y respetuoso con el medio ambiente y su propio bienestar.