Las asociaciones vecinales consideramos que esta medida, que la Consejería de Sanidad ha trasladado como propuesta a los sindicatos, supone la reducción del horario de atención a la población en AP en los centros de salud de la Comunidad de Madrid y por tanto un perjuicio directo para usuarios y pacientes. Según la propuesta, desde las 18:30 hasta las 21:00 estos centros dispondrán de un número reducido de profesionales, que atenderán a los usuarios y usuarias como servicio de Urgencias. Por lo tanto, no serán nuestros médicos, nuestras pediatras, ni nuestras enfermeras asignados los que nos atenderán.

Esta propuesta afecta directamente a la ciudadanía. La Atención Primaria es un servicio público y como tal debe mantenerse en su integridad.

Por otro lado, la propuesta se ha realizado a espaldas de la ciudadanía, que es la que mantiene con sus impuestos el Sistema Nacional de Salud.

A todas luces, con esta medida la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid no pretende mejorar la asistencia al paciente, ni las condiciones laborales de las y los trabajadores sanitarios, sino establecer un sistema en el que poco a poco las plantillas de Atención Primaria disminuyan, provocando un aumento de las Urgencias hospitalarias y el deterioro del primer nivel asistencial, que es la Atención Primaria.

Por todo lo anterior, la FRAVM, que agrupa a 280 entidades de toda la comunidad autónoma, a través de su Comisión de Sanidad, se pronuncia con un NO rotundo a “la propuesta de modificación organizativa en Atención Primaria para adecuar la atención sanitaria a la distribución de la demanda asistencial”.