No es el único barrio de la región que vive esta problemática, pero sí uno de los que acumulan más necesidades de servicios y equipamientos públicos. El pasado mes de diciembre, la Asamblea de Madrid aprobó en sus Presupuestos Generales para 2016 una reivindicación añeja del vecindario de San Fermín (Usera): la construcción de un Instituto de Enseñanza Secundaria (IES). La medida fue aprobada gracias a una enmienda presentada por el Grupo Socialista que contó con el apoyo de Podemos y Ciudadanos y la oposición del PP.

Pero ahora, a pesar de que la construcción del nuevo centro ha sido publicada en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid, “transcurrido el tiempo, hemos descubierto con gran sorpresa, preocupación y un mucho de indignación, como por parte de los órganos competentes, en concreto la Consejería de Educación, todavía no hay fecha concreta para el inicio de las obras de construcción de nuestro instituto”, sostiene el AMPA del CEIP República del Brasil y la Asociación Vecinal de San Fermín en una nota que acaban de hacer pública. La misma circunstancia se da actualmente en los barrios de Montecarmelo, Las Tablas, Valdebebas, Ensanche de Vallecas o La Luna (Rivas), lugares donde la comunidad educativa se halla en pie de guerra para exigir al Gobierno regional que levante los centros prometidos y aprobados el pasado mes de diciembre.

“No deja de ser cuanto menos curioso que todos los centros educativos de nueva creación que iban en el programa electoral del Partido Popular estén en marcha e iniciarán su actividad el próximo curso 2016-2017”, mientras que no hay fecha para la construcción de los demás, que se identifican con las propuestas de los grupos de la oposición, sostienen las entidades sociales de San Fermín.

En las reuniones de la Comisión de Educación de la Asamblea de Madrid, la oposición ha preguntado por la situación actual del proyecto del nuevo instituto, sin recibir más que respuestas ambiguas, que en ningún caso incluyen fechas de inicio de las obras. Pero la Consejería de Educación lo tiene más claro: según un escrito remitido por la Dirección del Área Territorial, el IES en San Fermín no es “prioritario”.

Esta respuesta ha provocado la indignación de la comunidad educativa de este modesto barrio de Usera, indignación que sacará a la luz el próximo miércoles en el pleno mensual de la Junta de Distrito. A las 18:00, las AMPAs de los colegios de la zona y su asociación vecinal pedirán el apoyo de todos los grupos políticos con representación y de la propia Junta en su reclamación de construcción del instituto. Las entidades del barrio han confirmado la participación en la sesión de “muchos padres y madres de los colegios de nuestro barrio, con el apoyo de otros vecinos”.

Según datos del padrón municipal de 2014, San Fermín cuenta con 22.349 habitantes, que tienen una media de edad de 39,1 años. El 31% de su población tiene estudios primarios o ESO y el 30,2% no ha llegado a completar los estudios primarios. Tal solo el 13,7% posee algún título universitario. Se trata de un barrio con muchos jóvenes y niños, con unas elevadas tasas de fracaso escolar y de paro.

Con estos datos, indicar que la construcción de un instituto público en la zona no es una prioridad es, “faltar a la verdad, a la realidad social que vive nuestro barrio”, indican las AMPA. Se trata de algo “absolutamente prioritario”: “no solo no estamos equivocados nosotros, sino que los tres grupos de la oposición creen necesario este instituto para un distrito como el de Usera y, en particular, para un barrio como el de San Fermín”.

Para lograr este objetivo, el AMPA del CEIP República del Brasil, con el apoyo de todas las entidades del barrio, desarrolla desde hace meses una intensa campaña que ya ha cosechado más de 5.300 firmas de vecinos y vecinas, rúbricas que fueron registradas en la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid el pasado 16 de febrero.

Al día siguiente de la entrega, una representación del AMPA asistió a la Comisión de Educación de la Asamblea de Madrid, donde el portavoz del Grupo Socialista formuló una pregunta al Director de Infraestructuras sobre los plazos de realización de los distintos centros aprobados por el parlamento regional. El mismo 17 de febrero, la asociación de madres y padres registró en las sedes de los grupos políticos en la Asamblea un escrito solicitando el inicio de las obras, con datos de la situación social y educativa del barrio.