Haciendo suya una idea de la artista Yolanda Domínguez, que ha dirigido el montaje de la instalación, personas de los grupos de No Acepto, espacio en el que participa la FRAVM, y responsables del Consejo de las Mujeres del Municipio de Madrid, han confeccionado con más de 100 kilos de anuncios de prostitución este grito de socorro ante la sorpresa de las y los paseantes. En palabras de Domínguez, la acción artística, busca “hacer visible la realidad de una actividad que vulnera los derechos humanos de las mujeres y que alimenta la explotación y la esclavitud de millones de mujeres y niñas en todo el mundo. Mujeres como las que las madrileñas y madrileños se encuentran cada día en el parabrisas de su coche”.

De esta manera, “las mujeres sin rostro y sin voz” que aparecen en los flyers de publicidad callejera de prostitución “se han unido formando la palabra gigante HELP como los náufragos que lanzan una señal de auxilio en la playa” para que alguien les vea, ha indicado la artista.

En sus dos años de existencia, la Plataforma No Acepto ha conseguido el apoyo de gran parte de la sociedad civil, la totalidad de partidos políticos con representación municipal y de la Administración local. Sin embargo, el problema que impulsó su creación aún persiste, de manera muy preocupante en determinados barrios y distritos de Madrid, que desde el verano sufren un repunte de un tipo de publicidad que supone un auténtico atentado a la dignidad de las mujeres.