Las fulminantes destituciones del coordinador de urgencias, el director médico y el gerente del hospital Severo Ochoa por presuntas irregularidades en la sedación a pacientes terminales señaladas por denunciantes anónimos ya han desatado las primeras reacciones en el seno del movimiento vecinal, que convoca una manifestación para el próximo viernes 1 de abril junto con la Junta de personal del hospital, sindicatos y partidos políticos de la oposición. Los convocantes quieren llamar de la ciudadanía sobre lo que consideran una estrategia política tendente a desviar la atención de los ciudadanos de los verdaderos problemas del hospital Severo Ochoa, a saber, la ausencia de medios adecuados, carencia de personal y unos presupuestos raquíticos que en nada contribuyen a la mejora de la calidad del servicio y que, de no ser por la voluntad y profesionalidad de la mayoría de los trabajadores, haría imposible responder a la demanda actual. ¿Por qué el señor Lamela y la dirección del hospital, en lugar de manipular políticamente estos vergonzantes hechos y dar crédito a una denuncia anónima no explican a la población los motivos por los cuales en los servicios de urgencias no disponen de un cardiólogo, un otorrino y un oftalmólogo?Para que estas maniobras no impidan ver la realidad de las carencias que tras ellas se esconden: Por la dignidad del hospital y de sus trabajadores Por la defensa de la sanidad pública Contra la manipulación informativa y la criminalización de las personas Por la readmisión inmediata del doctor Montes Dimisión del responsable de la Consejería de Sanidad, Manuel Lamela. Por todo ello, los colectivos convocantes quieren sumarse a los paros que a lo largo de esta semana protagonizan los profesionales bajo el lema “por la dignidad del hospital” y el día 1 llevarán a cabo pidiendo la inmediata dimisión del consejero de Sanidad, denunciando la manipulación informativa y la agresión a la credibilidad de la Sanidad pública madrileña exigiendo la inmediata restitución de la cúpula directiva del Severo Ochoa. Las asociaciones quieren con ello poner de manifiesto su confianza en la profesionalidad y dedicación de los profesionales del Severo Ochoa y llamar la atención sobre el hecho de que el elevado índice de mortalidad del servicio de urgencias del hospital tantas veces señalado tanto por los responsables políticos como por los medios de comunicación responde a la enorme presión asistencial del centro, múltiples veces denunciada tanto por la administración local como por los propios profesionales. Por otro lado, recuerdan que en la memoria del Hospital 2003 el Severo Ochoa mereció la distinción de Hospital Top 20 figurando como el tercero en las categorías de Hospital General y Docente. Vecinos y profesionales consideran que la actuación de Manuel Lamela no ha hecho sino generar alarma social entre la ciudadanía e indefensión y desprestigio de cara a los profesionale y reivindican, amén de las medidas antes mencionadas, la creación del Comité Ético Asistencial del Área 9 para evitar que este tipo de situaciones vuelvan a repetirse en el futuro.