Esta cancelación es una de las medidas cautelares “provisionalísimas” que Ecologistas en Acción había solicitado en la mañana de ese día al titular de ese juzgado a través de un recurso al acuerdo de la Junta de Gobierno del Consistorio sobre la moratoria de sanciones. Para sorpresa y alegría de los ecologistas y de las más de 90 organizaciones que forman parte de la Plataforma en Defensa de Madrid Central, la FRAVM entre ellas, el juez Jesús Torres Martínez respondió a esa demanda de manera afirmativa a las pocas horas de haberla recibido, lo que en la práctica ha supuesto la reactivación, desde este lunes, del sistema de sanciones de Madrid Central. Un auténtico varapalo para el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, que sigue defendiendo la moratoria y en estos días recurrirá la resolución del juez. La plataforma ha solicitado que no lo haga.

El Juzgado Contencioso-Administrativo número 7 de Madrid, por su parte, ha rechazado la suspensión de la moratoria municipal en sendos fallos relativos a otros dos recursos presentados por el PSOE y Greenpeace, pero esto no anula el auto del juzgado número 24, de tal modo que las multas continúan con objeto de hacer efectivo el área de bajas emisiones.

Esta victoria judicial se une al éxito de la movilización ciudadana de las últimas semanas en defensa de Madrid Central, un hecho histórico que ha trascendido las fronteras de España. No era para menos. Muy a nuestro pesar, medios de comunicación del exterior como el New York Times han resaltado el hecho de que Madrid fuera la primera gran ciudad europea en revertir un plan de medidas contra la contaminación atmosférica.

La Plataforma en Defensa de Madrid Central se dio a conocer el pasado 24 de junio y hoy cuenta con 95 organizaciones. Las últimas en sumarse han sido la Unión de Asociaciones de Trabajadores Autónomos y Emprendedores, FACUA y la asociación Patios Habitables y la Federación Profesional del Taxi de Madrid, la más representativa de su sector. La FRAVM, la Coordinadora de Asociaciones Vecinales de Centro, Ecologistas en Acción, Greenpeace, Madres por el Clima, Madrid en Transporte Público, Pedalibre, la Asociación de Viandantes A Pie y la Asociación en Defensa de la Sanidad Pública, entre otras entidades, forman parte del espacio desde su creación.

Su actividad en estas semanas ha sido frenética. Gracias a su empuje, el sábado 29 de junio unas 60.000 personas se manifestaron desde la plaza de Callao hasta la plaza de Cibeles para pedir al Ayuntamiento la suspensión de la moratoria de multas y el mantenimiento de Madrid Central. En plena ola de calor, que alzó los termómetros hasta los 40 grados, las y los manifestantes dieron vida a una de las manifestaciones por el medio ambiente más multitudinarias de la historia de Madrid. Durante el cortejo, tanto la FRAVM como las asociaciones vecinales de Centro defendieron la importancia de trasladar a los barrios periféricos medidas similares a Madrid Central, especialmente a aquellos que sufren los peores índices de dióxido de nitrógeno (NO2) de la ciudad.

Posteriormente, el lunes 1, fecha en la que entró en vigor la moratoria de multas, grupos de la plataforma organizaron acciones informativas en los accesos a Madrid Central con el fin de invitar a las y los conductores a no entrar en el área de bajas emisiones sin los permisos o etiquetas que estaban vigentes hasta ese momento. Esta suerte de piquetes informativos, en los que participaron de manera muy activa las asociaciones vecinales de Centro, tuvieron un elevado impacto en los medios de comunicación.

A estas iniciativas se sumaron otras que surgieron de manera espontánea y al margen de la plataforma, como la invitación a presentar quejas en el Ayuntamiento, que llegó a colapsar el sistema informático municipal, o la propuesta de inundar de iconos de vehículos las redes sociales del alcalde la ciudad. La petición por la continuidad de Madrid Central que hace unas semanas se abrió en Change.org cuenta ya con 240.000 adhesiones.

Por otro lado, cinco días después de una poco productiva reunión de la Plataforma en Defensa de Madrid Central con el alcalde y la vicealcaldesa de Madrid que tuvo lugar el 4 de julio, el Defensor del Pueblo recibió a una delegación de la red ciudadana en la que participó el presidente de la FRAVM, Quique Villalobos. En el encuentro, el Defensor, que se mostró en sintonía con las posiciones de la plataforma, informó que su oficina había recibido 439 peticiones de ciudadanos y ciudadanas para que no se paralice Madrid Central.

Finalmente, hoy ha trascendido que la Comisión Europea ha enviado una carta al Gobierno de España en la que pide un refuerzo de las medidas de calidad del aire en Madrid y Barcelona ante el incumplimiento de los límites de NO2. Para Europa, Madrid Central no solo es necesario. Es incluso insuficiente. Tal y como pedimos desde hace años los grupos vecinales y ecologistas, Madrid necesita una política más ambiciosa para frenar la contaminación atmosférica, algo que siempre pasa por desincentivar el uso del vehículo privado a motor, no solo en el centro sino en toda la ciudad

La FRAVM espera que esa sea la línea que, más pronto que tarde, asuma el nuevo equipo de Gobierno de la capital, manteniendo y reforzando iniciativas que, como Madrid Central, se han demostrado que funcionan.