La Plataforma Campamento Sí, formada por varias organizaciones vecinales y a la que pertenece la FRAVM, se ha dirigido al Defensor del Pueblo para solicitar que intervenga en contra de una actuación especulativa que ha provocado la pérdida de un terreno utilizado por la vecindad como parque y que ha sido vendido a una promotora inmobiliaria. La parcela, un espacio considerado como zona verde, que comprende el espacio situado entre las calles Sanchidrián y Arenas de San Pedro en el Distrito de Latina, era hasta ahora propiedad del Ministerio de Defensa.

El Instituto de Vivienda, Infraestructura y Equipamiento de la Defensa (INVIED) no ha tenido en cuenta las continuas demandas y recursos vecinales. Por esta razón, la Plataforma Campamento Sí ha convocado una manifestación que tendrá lugar mañana jueves, día 9, a las 19:30, “exigiendo que el Parque de Las Moreras sea destinado a lo que siempre ha sido: un espacio de recreo para las vecinas y vecinos de Campamento y de Madrid”.

El INVIED sacó a subasta pública en dos ocasiones los terrenos de los que disfrutaba la vecindad, que fueron invadidos por coches cuando se inauguró el Metro de Colonia Jardín, y ambas subastas fueron declaradas desiertas. Las entidades sociales y vecinales afectadas se habían dirigido a este organismo del Ministerio de Defensa alegando que los terrenos “se encuentran en el ámbito físico de la Cañada Real de Madrid, vía pecuaria de 75 metros de anchura” con lo que no pueden ser objeto de venta o transacción debido a su carácter de bien demanial.

A pesar de todo ello, en diciembre del año pasado, el INVIED procedió a la venta directa de los terrenos a la empresa Promociones Inmobiliarias Nueva Montaña, S.L.

La Plataforma Campamento Sí denuncia, a su vez, que la creación de una nueva vía pecuaria por parte de la Consejería de Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid, con el INVIED como gestor del ámbito territorial del espacio conocido como Los Retamares, es una burda treta para contentar las demandas vecinales. Según la Plataforma, “la creación de esta nueva vía pecuaria, podría pensarse, tendría como objetivo calmar el malestar de la ciudadanía con esta compensación territorial de un camino libre de ocupaciones de edificios, instalaciones y viales que había sufrido la original Cañada Real de Madrid”.

El movimiento vecinal y ecologista de Campamento confía en que el Defensor del Pueblo logre frenar este proceder especulativo y atienda las necesidades de los vecinos y vecinas para crear un entorno verde protegido necesario en este barrio de Madrid.