A la vuelta de las vacaciones, los propietarios que se han acogido a éstas para acondicionar sus viviendas y locales se encontraron con la desagradable sorpresa de que se hallan bloqueadas desde el 31 de agosto “por problemas burocráticos”, a pesar de que en marzo no sólo se aprobaron ayudas a la segunda fase hasta el 31 de diciembre de 2011 sino que se presentó una adenda para ampliar la rehabilitación a 1.000 nuevos inmuebles.

Tal y como indicó María Roces, responsable de Urbanismo y Vivienda de la FRAVM, “peligran las ayudas a 1608 viviendas y 178 locales, ya que el 31 de agosto 42 edificios con 948 viviendas y 104 locales no habían completado la documentación y 31 edificios con 660 viviendas y 72 locales, aunque cuentan con un informe técnico favorable, no tienen aún abierto expediente alguno”. Hay que tener en cuenta que la tramitación de un expediente es muy lenta y compleja, pues la Administración requiere numerosos documentos como el proyecto de ejecución, un presupuesto de la empresa constructora o licencia de obras, “por lo que difícilmente se completarán los expedientes que faltan antes del 31 de diciembre”, afirmó Roces. Por ende, para realizar su bloqueo la Comunidad de Madrid se acoge a razones burocráticas que obligan a no aceptar nuevas demandas ni a abrir expedientes cuatro meses antes de finalizar el plazo de concesión de ayudas, aunque “una simple prórroga de admisión de solicitudes solventaría el problema, con la correspondiente firma de la adenda”, aseguró la técnico de la FRAVM.

Mientras el Ayuntamiento de Madrid y el Ministerio de Fomento, que junto a la Comunidad de Madrid forman parte del consejo rector del ARI, han manifestado en las últimas reuniones con los representantes vecinales su disposición a continuar con las ayudas a la rehabilitación en Lavapiés, el Gobierno regional no sólo no ha firmado la adenda hasta la fecha sino que ignora de manera reiterada las invitaciones ciudadanas para encontrar una solución de consenso al problema. ‘Hemos pedido reunirnos con el nuevo viceconsejero de Vivienda y Suelo, Alejandro Halffter, pero no hemos recibido respuesta hasta esta misma mañana, cuando se han enterado de que íbamos a informar a los medios de comunicación’, aseguró Roces, antes de remachar: “el Gobierno de Esperanza Aguirre es el muro con el que nos topamos una y otra vez’.

Suspendidas las ayudas de la segunda fase del ARI de Lavapiés, los vecinos no cuentan con ninguna otra alternativa, toda vez que las bases reguladoras del Plan de Rehabilitación de la Comunidad de Madrid 2009-2012 todavía no han sido aprobadas por lo que no se pueden gestionar —a un año de finalización del citado plan— las subvenciones derivadas de ese plan regional.

Los vecinos afectados se están dirigiendo a la asociación vecinal del barrio para que ésta intervenga urgentemente ante las tres administraciones públicas y se restablezcan las ayudas, un problema que, de seguir las cosas como hasta hoy, pronto se extenderá a otras áreas de rehabilitación de la capital como San Cristóbal de los Ángeles o Tetuán.