La actividad de las tres antenas de telefonía móvil instaladas en los números 27, 29 y 31 de la calle Butrón, en el madrileño barrio de Las Musas (San Blas), despertó durante años una honda inquietud entre las vecinas y vecinos de la zona por el sospecho número de casos de tumores y cánceres de mama detectados en las inmediaciones de los inmuebles.

La comunidad de propietarios del edificio situado en el número 27 acordaba por unanimidad no firmar la prórroga del contrato suscrito con la operadora de telefonía móvil en abril de 2009. Un año y medio después le seguía la comunidad de vecinos del número 29, que informó a Vodafone de la decisión adoptada siguiendo los trámites legales establecidos. A pesar de las insistentes comunicaciones remitidas por la comunidad a la multinacional y de rechazar las ofertas económicas remitidas por ésta para prorrogar la actividad, la operadora ha seguido emitiendo de forma ilegal hasta el lunes 10 de enero. Ese día varios operarios retiraban por fin el segundo vértice.

En la actualidad queda sólo en pie la antena instalada en el número 31. ‘Pero es sólo cuestión de tiempo -aclara Cándido Flores, de la AV Las Musas-, porque la comunidad de propietarios ya ha decidido, también por unanimidad, no firmar la prórroga del contrato, que expira en 2013. Hasta entonces -añade- seguiremos vigilando y denunciando todos los atropellos que cometa France Telecom, que en 2010 instaló, sin los necesarios permisos, nuevos receptores y varios amplificadores. No vamos a bajar la guardia -advierte- hasta que en 2013 caiga la tercera antena’.