Siete meses después de que el Ayuntamiento implantara el Servicio de Estacionamiento Regulado no sólo en los barrios del interior de la M-30, sino en otros periféricos, los colectivos antiparquímetros denuncian que, en todo este tiempo, la respuesta del equipo de Gobierno municipal se ha centrado en ‘la represión, imponiendo sanciones y dedicando a la policía municipal en tareas inadecuadas, en detrimento de sus verdaderas funciones: la seguridad de los ciudadanos y ciudadanas. La cantidad de irregularidades denunciadas en la aplicación del SER, junto a las torpezas y abusos cometidos, está poniendo en peligro, un sistema de regulación que puede ser útil en ciertas zonas del centro de Madrid. Además, se tramitan las denuncias de unos vigilantes sin las garantías que prevé la normativa vigente, mostrando el afán recaudador de este equipo de gobierno que ha hipotecado para más de treinta años a la ciudad de Madrid, utilizando además la Ley de Capitalidad para tratar de dar cobertura legal al SER. (…) Este verano -añaden-quien ha podido visitar otras ciudades, ha podido comprobar cómo en los núcleos centrales de numerosas ciudades españolas también están implantados los parquímetros para regular la circulación y el estacionamiento. Pero en ningún caso se han implantado, como en Madrid, en la periferia residencial. Además vemos cómo las sanciones por falta de distintivo no persiguen recaudar, sino disuadir, con 12 euros de multa, frente a los 90 euros de Madrid. En definitiva, el SER se ha convertido en un gran negocio para las empresas (constructoras) concesionarias y para el Ayuntamiento, que ingresa no sólo por la recaudación de los tickets, cuyo importe se incrementó en julio pasado hasta un 59%, sino también por las denuncias, de las que se han tramitado 1,8 millones en los 8 primeros meses del presente año.El Ayuntamiento anuncia ahora que el sistema es deficitario en la periferia por el bajo número de visitantes, lo que nos da la razón. ¿Por qué entonces su afán por mantener un sistema que a nadie beneficia, que los vecinos rechazan y supone pérdidas al presupuesto municipal? (…) Como es sabido, el problema del aparcamiento en los barrios periféricos no es diurno, sino nocturno, por falta de espacio, lo que se solucionaría con la construcción de aparcamientos para residentes. No necesitamos agentesque nos vigilen y que se dediquen a perseguir a los vecinos, ya que por el día no existen problemas de estacionamiento. El Sr. Ruiz Gallardón debería sustituir estos trabajadores por otros que hacen más falta, educadores, trabajadores sociales, animadores culturales y deportivos, etc., para suplir las carencias que padecemos en estos barrios olvidados por el Ayuntamiento. Por ello exigimos que, junto a los parquímetros, se vayan también los vigilantes’. Los portavoces de los colectivos anuncian que ‘la lucha contra esta medida injusta y desproporcionada va a continuar hasta conseguir la retirada total en nuestros barrios’. En caso contrario, continuarán con las movilizaciones hasta las próximas elecciones municipales ‘a las que, en contra de lo que se hapublicado, no nos vamos a presentar como tales colectivos’.