De hecho, solo gracias a una exclusiva de Hortaleza Periódico Vecinal que fue publicada el jueves 16 de septiembre pudimos conocer los detalles de la propuesta del conocido músico y su gestación.

Tal y como desveló este medio, el consistorio que dirige José Luis Martínez-Almeida, sin concurso público previo, ha cedido por un periodo de cuatro años a la empresa compañía Malinche The Musical Spain SL, propiedad del artista, una parcela de casi 20.000 metros cuadrados ubicada en la avenida de Machupichu con el fin de que pueda construir un teatro temporal en el que ofrecer su espectáculo dedicado a Hernán Cortés. El edificio, que llevará el nombre de teatro Malinche en honor a la mujer indígena que acompañó a Cortés en la conquista del antiguo imperio azteca, tendrá una superficie de 5.000 metros cuadrados y una capacidad para albergar más de 1.300 butacas. Según el proyecto original, el teatro iba a tener forma de una pirámide azteca de 30 metros de altura, pero ante la polémica desatada en los últimos días por esta idea “esperpéntica”, Nacho Cano ha asegurado que levantará en el solar cedido una estructura de carpas. El proyecto incluye también un aparcamiento de 400 plazas que se ubicará junto al teatro, ocupando una superficie de 10.000 metros cuadrados, uno de los aspectos que ha generado mayor indignación en Hortaleza.

Este descubrimiento se ha producido solo dos meses después de que el Ayuntamiento de Madrid retirase su plan de construcción de un aparcamiento de 300 plazas en la glorieta de Mar de Cristal, decisión que estuvo precedida de una importante movilización ciudadana. Ahora, después de conseguir esta importante victoria, el movimiento vecinal, con la Asociación Vecinal de Villa Rosa (el barrio más próximo a la parcela de la discordia) a la cabeza, vuelve a la carga contra un nuevo parking que traerá a la zona más vehículos, y por tanto más contaminación y problemas de movilidad.

Por ello, con el fin de que el Ayuntamiento de Madrid no curse la licencia de obra para la construcción del teatro temporal y cancele su cesión, ha abierto la citada petición en Change.org, que se encuentra en esta dirección. Si aún no lo has hecho, te invitamos a que firmes contra el proyecto en ese lugar.

En la petición, la Asociación Vecinal de San Lorenzo recuerda que “las vecinas y vecinos llevan años reclamando la construcción de un Instituto de Formación Profesional” en la parcela de Machupichu, un equipamiento educativo del que carece el distrito.

“Este proyecto que intentan vendernos como una apuesta cultural no resulta creíble cuando justo el día anterior a que Hortaleza Periódico Vecinal sacara en exclusiva los datos e imágenes del proyecto, en el Pleno del Distrito, los partidos políticos Ciudadanos y PP votaron en contra de construir una biblioteca en Mar de Cristal, propuesta histórica presentada por las asociaciones y colectivos vecinales. Solo les interesa la cultura cuando resulta ser un negocio”, sostiene la entidad vecinal.

“Por todo ello, es decir, por la concesión “a dedazo” de dicho contrato al amigo y compañero de vacaciones de Isabel Díaz Ayuso, porque este supuesto proyecto cultural realmente va a destinar la mitad del terreno a la construcción de un macroaparcamiento, porque no se pueden seguir cediendo parcelas municipales a empresas privadas para sus propios negocios mientras los barrios siguen necesitados de dotaciones públicas, porque apostamos por la necesidad de hacer una revisión crítica de nuestro pasado, os pedimos el apoyo y la firma contra este proyecto”, indica la Asociación Vecinal de San Lorenzo en su petición.

Del Coliseo de las Tres Culturas al teatro Malinche

No es la primera vez que la polémica rodea la parcela en desuso de la avenida de Machupichu. A finales de 2002, el Ayuntamiento hurtó el tan ansiado instituto de enseñanza secundaria al vecindario cambiando de nivel y de categoría del solar, que pasó de uso educativo básico a cultural singular (Plan Parcial Los Llanos). A continuación, tras la celebración de un concurso al que sólo concurrió un concursante, el Consistorio cedió la parcela al adjudicatario, el empresario José Luis Moreno, durante 75 años para la construcción del llamado Coliseo de las Tres Culturas, que fue presentado en sociedad el 14 de abril de 2004 con un presupuesto de 164 millones de euros.

El 9 de septiembre de 2004, el empresario, que fue detenido hace tres meses por un delito de estafa y blanqueo de capitales, solicitó del Ayuntamiento la licencia de obras de un coliseo con 121.561 m2 de edificabilidad, más otros 75.000 m2 en tres plantas de aparcamiento subterráneo para 3.000 vehículos. Los trabajos se autorizaron con la condición de que finalizasen en 2006, pero estos ni siquiera llegaron a iniciarse, y por ese incumplimiento la FRAVM y las asociaciones vecinales de Hortaleza pidieron la suspensión del contrato y la recuperación de la parcela municipal para devolverla a su uso original: el de equipamiento básico. Finalmente, el contrato fue anulado y el suelo revertido al Ayuntamiento, pero conservando la calificación que tiene hoy, el de uso cultural.