‘Si ayer nos felicitábamos porque el Juzgado de Instrucción número 48 de Madrid atendiera nuestra petición de llamarle a declarar como “investigado” por iniciar la operación inmobiliaria, hoy lo hacemos porque abandona su responsabilidad como alto cargo de la Administración’, sostiene la entidad ciudadana en una nota que ha hecho pública hoy. AVVI considera que ‘políticos que han sido capaces de vender casi 3.000 viviendas protegidas a compañías privadas, a “precios irrisorios” y sin contar con el parecer de sus moradores, no pueden gestionar ni un euro de dinero público’.

Cuando se inició el proceso de venta de esas casas, algo que ha supuesto a la Comunidad de Madrid un quebranto patrimonial de 98 millones según la Cámara de Cuentas, Van-Halen era director gerente del IVIMA y trabajaba a las órdenes del entonces consejero de Transportes, Infraestructuras y Vivienda, Pablo Cavero.

La providencia del tribunal que conocimos ayer no solo recoge la citación de Juan Van-Halen para declarar como “investigado” el próximo 23 de febrero y las de los directivos de Azora Fernando Gumuzio y María Concepción Osacar para hacerlo como testigos. También, y esto es algo que AVVI saluda ‘con alegría’, ordena que la Oficina Nacional de Investigación del Fraude (ONIF) nombre a dos inspectores para elaborar un informe sobre las “posibles relaciones económicas entre las sociedades Bussola 99 Sicav, SA, Azora Gestión SGIIC, SA y las por ella participadas Encasa Madrid, SL y Goldman Sach Group INC, Goldman Sachs Internacional y las por ellas participadas”. Se da la circunstancia de que la familia de Pablo Cavero está detrás de Bussola 99.

La Asociación de Afectados por la Venta de Viviendas del IVIMA (AVVI), que en todo momento ha contado con el respaldo de la Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid, como acusación popular en este caso judicial, espera que la investigación llegue hasta sus últimas consecuencias con objeto de reparar el grave perjuicio que ha supuesto a 2.935 familias madrileñas la enajenación de sus casas.