El impacto de la crisis económica y de los recortes y las privatizaciones promovidas por las administraciones públicas han impactado con especial virulencia en algunos barrios y pueblos. Leganés es uno de ellos. Según datos del INEM, 9.000 de las cerca de 20.000 personas que se encuentran en situación de desempleo en la localidad no perciben ningún tipo de prestación y 4.500 llevan más de dos años en paro subsistiendo con unos ingresos mensuales de 426 euros. Más de la mitad de la población expulsada del mundo laboral son jóvenes que cuentan entre 25 y 44 años de edad. Estas cifras explican las preocupantes conclusiones de un estudio elaborado por la denominada Comisión del Menor, un espacio de trabajo participado por la Federación Local de Asociaciones Vecinales de Leganés y otros colectivos sociales del municipio, según el cual más de 6.000 menores, el 20% del total, viven bajo el umbral de la pobreza. Muchos de ellos no hacen tres comidas diarias, no pueden acudir al comedor escolar, ni comprar material para sus estudios o participar en actividades extraescolares.

Al azote del paro se suma la falta de equipamientos educativos y sanitarios en algunos barrios como Arroyo Culebro, Solagua, Poza del Agua, Campo de Tiro y Vereda de los Estudiantes, una carencia que dificulta el acceso de muchos vecinos y vecinas a servicios públicos esenciales al tiempo que el Ayuntamiento de la localidad destina parcelas públicas para construir equipamientos privados innecesarios, como una instalación de cable-esquí en Polvoranca y un polideportivo privado en Vereda de los Estudiantes.

La Federación Local de Asociaciones Vecinales de Leganés denuncia, además, que “no existen canales de participación ciudadana” y que el Ayuntamiento “ha rechazado incluso realizar una carrera solidaria en apoyo a la infancia más necesitada”. La federación sigue, además, esperando que, en aplicación de la Ley de Bases de Régimen Local se presente una moción de censura. “Recogimos 15.590 firmas de otros tantos vecinos y vecinas con esa demanda que registramos el pasado mes de ener, un 20% de lo que exige la ley, por lo que exigimos al Ayuntamiento que dé cauce a esta expresión de la voluntad de la ciudadanía”, remacha Ángel Sánchez, uno de los portavoces de la federación vecinal.

Hasta ahora, el equipo de Gobierno ha hecho oidos sordos a estas y otras reivindicaciones vecinales, por lo que llevaron a cabo una manifestación que el pasado 11 de mayo reunió a centenares de personas.