Centenares de vecinas y vecinos secundaron el sábado 22 de noviembre la manifestación convocada por la Federación Local de Asociaciones Vecinales de Leganés con otras organizaciones y plataformas en defensa de lo público, el empleo, la vivienda, la remunicipalización de los servicios y contra la corrupción.

En el transcurso de la movilización, los asistentes corearon consignas como “Readmisión despedidos” en clara alusión a los despidos en limpieza viaria, “ni gente sin casa, ni casas sin gente”, “nada, nada, nada, para la privada”, “ellos robando, nosotros luchando”, “alcalde dimisión, alcalde dimisión”.

Al final de la manifestación, en la plaza de España, representantes de la PAH de Leganés, de la Plataforma por la Escuela Pública, el comité de empresa de Helechos y la Federación de Asociaciones Vecinales de Leganés tomaron la palabra y animaron a la ciudadanía a mantener la presión en la calle para presionar a las instituciones locales “que tan insensibles se han mostrado en esta legislatura con los problemas reales de la población local”.

Sobran los motivos

Según los últimos datos oficiales, en Leganés hay más de 17.500 personas en situación de desempleo en Leganés, de las cuales una gran parte no percibe ningún tipo de prestación.

Lejos de reforzar los servicios públicos para mejorar las condiciones de vida del conjunto de la población y, sobre todo, de la más desfavorecida, las administraciones públicas han aplicado severos recortes presupuestarios en educación, sanidad y servicios sociales por una cuantía de unos 845 millones con respecto a 2013.

En Leganés, los recortes en educación han provocado el cierre de las escuelas infantiles Verbena y Valle Inclán, la reducción de aulas en los centros de Jeromín y El Rincón y la eliminación del segundo ciclo en el colegio Lope de Vega. Además, ?a reducción de las becas comedor impiden que centenares de niños puedan hacer sus tres comidas diarias.

El alcance de los recortes es igualmente severo en sanidad y en servicios sociales, en especial en la aplicación de la ley de Dependencia.

También los servicios públicos municipales ha sido transferidos a empresas privadas. Es el caso del matenimiento de zonas verdes, cuya gestión ha salido a concurso público con ofertas que rebajan el presupuesto de licitación entre un 12 y un 32%. En palabras de la Federación Local de Asociaciones Vecinales, “el servicio prestado y las condiciones laborales de los trabajadores van a ser los grandes perjudicados”.

El expolio de lo público muestra una de sus caras más descarnadas con los desahucios: 36 viviendas del IVIMA ubicadas en el barrio de Arroyo Culebro destinadas a familias con riesgo de exclusión social fueron vendidas en 2013 a Goldman Sachs. Veinte familias se encuentran en este momento en riesgo de desahucio.

La defensa de la calidad de vida del vecindario y de los servicios públicos se ha saldado, en Leganés y en algunos municipios aledaños, con el despido de dos delegadas sindicales de CNT en la Fundación de Ayuda al Discapacitado (FAD), la detención de varias personas durante el pregón de las fiestas de San Nicasio 2013 y la represión sufrida por 8 activistas sindicales de Airbus en Getafe por el mero hecho de participar en movilizaciones.

La manifestación fue convocada por la Federación Local de Asociaciones Vecinales, la Plataforma de Afectados por la Hipoteca y la FAPA Giner de los Ríos de Leganés con el apoyo de otras organizaciones y plataformas, como la Comisión Ciudadana del Defensor del Menor, la Plataforma por la Escuela Pública de Leganés, CCOO, UGT, CGT y CNT llaman a la ciudadanía a salir a la calle para exigir su derecho a un empleo, a una vivienda y a unos servicios públicos dignos y contra la corrupción.