El pasado 12 de diciembre, el Consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Juan José Güemes, se reunión con representantes de la Coordinadora Vecinal de Latina y de las asociaciones de Carabanchel Alto y Parque Eugenia de Montijo. En sus agendas, una vieja reivindicación: la construcción de un hospital en los terrenos de la antigua cárcel de Carabanchel.

Güemes informó que desde el encuentro mantenido entre el presidente del Gobierno y la presidenta de la Comunidad de Madrid, en el que Rodríguez Zapatero se mostró partidario de la cesión del terreno que había solicitado Esperanza Aguirre, ha mantenido varias reuniones con la directora general de Instituciones Penitenciarias, Mercedes Gallizo. En palabras del consejero, Instituciones Penitenciarias ‘tiene la expectativa de vender, a precio de mercado como urbanizable, el terreno necesario para construir el hospital, lo que sería económicamente inviable para la Comunidad de Madrid’.

Güemes informó también que la consejería de Sanidad tiene intención de construir un hospital de 350 camas ampliable eventualmente a 400, con ‘una amplia cartera de servicios y 2.000 plazas de aparcamiento’ al que se podrían adscribir entre 300.000 y medio millón de cartillas en función de la nueva zonificación sanitaria, que está dispuesto a consensuar con las asociaciones de vecinos.

Los portavoces de las asociaciones vecinales asistentes al encuentro señalan que “la única intención conocida del ministerio del Interior, que lleva retrasando más de un año la prometida reunión con las entidades vecinales de la zona, es la de destinar los terrenos a la construcción de viviendas, con el objetivo de obtener la mayor plusvalía posible con su venta. No hay que olvidar que una parte sustancial de la antigua cárcelestá ya destinada a equipamiento de ese ministerio, como una comisaría o un Centro de Internamiento para Extranjeros”. Por ello, las asociaciones han convocado una concentración frente a la sede del ministerio el próximo jueves 20 de diciembre para exigir que todo el terreno restante seutilice para paliar el grave déficit equipacional que sufren los vecinos de la zona, sobre todo en materia sanitaria.

Las asociaciones dejaron claro al consejero que se oponen rotundamente al modelo de gestión privado que se está aplicando en los nuevos hospitales públicos y solicitaron participar en las discusiones que se están llevando a cabo entre las tres administraciones implicadas, algo “a lo que Güemes se mostró receptivo”.

Estas asociaciones no olvidan que fue el PP, que gobernaba las tres instituciones en el momento de cerrarse la cárcel en 1998, el que realizó el planeamiento actual, con la construcción de vivienda libre en la totalidad de sus terrenos. Celebran este cambio de postura por parte de la Comunidad de Madrid, y exigen a las otras dos administraciones que cumplan su cometido para que las vecinas y vecinos de Latina y Carabanchel puedan por fin disfrutar de los citados terrenos, en toda la extensión, y del tan necesitado hospital de referencia.