Durante más de siete años, el centro de salud Puerta del Ángel, un ambulatorio situado en el paseo de Extremadura (Latina) que atiende a 20.000 vecinas y vecinos, funcionó sin licencia de actividad. Parte de la parcela que ocupaba estaba calificada para uso industrial y en este tiempo, el Gobierno regional no solicitó un cambio de uso para regularizar la situación.

El pasado mes de enero, la consejería de Sanidad optó por una curiosa solución:tabicar en Defensa de la Sanidad Pública ha denunciado que parte de los usuarios del centro deben trasladarse a los ambulatorios Pascual Rodríguez y Cebreros, un problema para las personas de más edad y para quienes tienen problemas de movilidad.

Las Administraciones públicas, denuncia la plataforma, “han ignorado las más de8.000firmas registradas para pedir el mantenimiento íntegro del centro de salud que han sido totalmente ignoradas”. La medida, añaden, es “una operación más del proceso de desmantelamiento del sistema público de salud madrileño”.

Tienen claro que la responsabilidad de los perjuicios ocasionados a los vecinos corresponde a la Comunidad de Madrid y al Ayuntamiento,que “han dejado pasar ocho años sin resolverlo”. Y remachan: “si se tratara de una licencia que afectara a grandes empresas comerciales ya estaría solucionado”.