Tras los autos del Juzgado de Instrucción número 43 de Madrid emitidos en los meses de junio y julio que reconocen la existencia de claros indicios de delito en el comportamiento de Miguel Torralbo, administrador de la gestora Ofigevi, así como de sus hijos Amanda y Rafael Torralbo, responsables de la otra gestora implicada, Gespozuelo, el proceso judicial conocerá mañana un nuevo episodio con la declaración de HCC Europe. Según el presidente de ACAS, Ángel Alberto Moreno, las gestoras citadas perpetraron su presunto fraude “bajo el paraguas protector” de esta aseguradora, ya que “se nos vendió una póliza engañosa que nada tiene que ver con el seguro obligatorio que establece la ley 57/1968 para todas las cooperativas de vivienda, y que supuestamente nos garantizaba que nuestras aportaciones iban a ser destinadas al proyecto promotor”.

Los afectados también cargan las tintas sobre los bancos y cajas de ahorro implicados (CCM, Banco Gallego, Caja España, entre otros) ya que, apunta Moreno, “bajo su responsabilidad, como reza la citada ley, han admitido como válido este seguro para darnos las hipotecas para la compra del suelo donde se construirían nuestras viviendas, y llegados a este punto sólo quieren cobrar sus préstamos y desentenderse de responsabilidades”. “El producto de todo ello es que la aseguradora, los bancos, las gestoras, sus fundadores y algunos consejos rectores nos han robado nuestros sueños y estamos convencidos por los indicios y pruebas existentes que nuestro dinero ha ido a parar a sus bolsillos”.

Recordemos que centenares de familias, a pesar de haber desembolsado entre 40.000 y 70.000 euros por unas viviendas en los nuevos desarrollos urbanísticos de Los Ahijones y Berrocales, llevan 14 años esperando que se éstas construyan, sin que las administraciones hayan activado mecanismo de control alguno. Por ello, los cooperativistas afectados mañana volverán a pedir justicia, para “que se cumpla la ley y dejen de ocurrir estas situaciones reiteradamente, en un país que se enorgullece de ser europeo, democrático y progresista, mientras que los más desfavorecidos siguen sufriendo los abusos de quienes no tienen fin en su avaricia con la apropiación de lo indebido, hasta robarnos la dignidad de todos los que sufrimos esta estafa”, remacha el presidente de ACAS.