Representantes de las organizaciones que consensuaron el documento de propuestas del Encuentro Vecinal se dieron cita el pasado viernes 30 de enero con Ganemos Madrid. Fue la cuarta reunión mantenida con las formación políticas que concurrirán a las elecciones autonómicas y municipales del próximo mes de mayo.

En la presentación del documento, Nacho Murgui recordó que las propuestas y reivindicaciones contenidas en el documento irán acompañadas de una serie de movilizaciones que continuarán defendiéndolas en la calle: el 1 de marzo se llevará a cabo una concentración para reivindicar equipamientos educativos públicos en la Puerta del Sol; en una asamblea de vivienda que se celebrará el 11 de febrero se consensuará una fecha de movilización para denunciar la venta de viviendas públicas a fondos buitre y exigir la paralización inmediata de todos los desahucios, entre otras; las mareas blancas los terceros domingos de mes; una movilización para exigir la remunicipalización de los servicios públicos…

Representantes de la FRAVM, de Ecologistas en Acción, de Madrid en Transporte Público, de la Plataforma Mayores en Acción, de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca de Madrid y de la Mesa en Defensa de la Sanidad Pública se reunieron con Carolina Pulido y con Ana Méndez, de Ganemos Madrid, una formación que “lleva dos meses construyendo un programa de forma participativa”. Las representantes de Ganemos agradecieron la entrega de un documento en el que valoraron las aportaciones de la Plataforma de Mayores en Acción, un sector de población cuyas reivindicaciones tenían una representación “más coja” en un programa que, después del anuncio de la convergencia que el día anterior consensuaron con Podemos, tendrán que reformular.

En el transcurso de la reunión, los representantes de las organizaciones sociales desgranaron algunas de las propuestas contenidas en el documento. A ambos lados de la mesa hubo consenso en torno a la necesidad de priorizar algunas medidas: las dirigidas a garantizar las necesidades básicas de la población más desfavorecida, como el cobro de la Renta Mínima de Inserción, la paralización de los desahucios, la garantía del suministro de servicios básicos a todas las familias (agua, luz…) o el acceso a la sanidad, a la educación y al transporte públicos (según el Consorcio Regional de Transportes de Madrid en torno a 700.000 personas no pueden pagar el transporte público).

Al hilo de Ana Méndez apuntó que la formación política, que continuará afinando el diseño de su programa en colaboración con los agentes sociales y la ciudadanía, tiene previsto priorizar las medidas en una suerte de “plan de emergencia” que deberá constituir un “mandato claro” para los candidatos de las primarias. Aclaró, asimismo, que tanto los objetivos como las medidas concretas consensuadas serán líneas obligadas de actuación, gobiernen o no.

También en este punto hubo consenso en torno a la necesidad de garantizar el contacto permanente entre las formaciones políticas y las organizaciones sociales en el escenario postelectoral. Nacho Murgui insistió, no obstante, en que aquéllas “han de evitar la tentación de suplantar a los movimientos sociales” y de convertirlos en “una suerte de sucursales de las siglas políticas”. “La democracia se sustenta en tener movimientos sociales poderosos, ricos y reivindicativos”, remachó, “tengan o no buena relación con los partidos políticos”.

Carolina Pulido mostró interés en los mecanismos de participación que las organizaciones proponen para el escenario postelectoral, una fórmula que, en virtud de las propuestas recogidas en el documento, pasaría por la transparencia en la toma de decisiones y en la gestión de la información, en la descentralización política, administrativa y económica de las administraciones regional y municipal, de manera que, en la capital, por ejemplo, las juntas municipales gestionen el 50% del presupuesto municipal y en la aplicación de unos presupuestos participativos vinculantes, autoreglamentados y con capacidad de decisión sobre, al menos, el 10% del presupuesto municipal.

Ambas partes quedaron emplazadas a una reunión de devolución de las propuestas trasladadas.