Independientemente del color del Gobierno o de si este se encuentra en funciones o a pleno rendimiento, la MEDSAP, como hace una vez al mes desde hace cuatro años, organizará este domingo, 16 de octubre, una nueva Marea Blanca contra la privatización de la sanidad pública. Será la número 49 y se centrará en la defensa de “una salud mental comunitaria, pública y de calidad”. Precisamente este área de nuestro sistema sanitario es una de las más privatizadas: la mayor parte de la atención psicológica y psiquiátrica se realiza fuera de la sanidad pública. Todos sabemos el reducidísimo número de profesionales de salud mental que intervienen en nuestros centros públicos, a pesar de la altísima demanda.

Antes del verano, la Consejería de Sanidad de Cristina Cifuentes sacó a concurso la gestión de la atención psiquiátrica y salud mental ambulatoria y de urgencias del Hospital Universitario del Tajo. No era la primera vez que los políticos del PP externalizan la gestión de la salud mental, algo que sucede sobre todo en la atención ambulatoria, la encargada de los diagnósticos y pruebas no hospitalarias. De 2010 a 2014, con Esperanza Aguirre e Ignacio González al frente de la Comunidad Autónima, fueron privatizados los servicios ambulatorios de Arganzuela, Moncloa, Torrejón, Navalcarnero y parte de Móstoles, Valdemoro, Collado-Villalba y Aranjuez.

Frente a esta tendencia, la MEDSAP exige una “salud mental comunitaria, 100% pública y de calidad”. “Que no nos sigan contando más cuentos; hay dinero, pagamos los impuestos y sólo hay que cumplir con las personas y redistribuir según marcan las reglas de la democracia y nuestra Constitución Española”, sostiene la coordinadora, de la que forma parte la FRAVM.

Según la Mesa, la salud mental es “la gran olvidada de todos los planes sanitarios, a caballo entre lo físico y lo psíquico que requiere de su elemento psicosocial; la salud mental es una de las áreas más privatizadas, la menos entendida por el materialista marco político y la peor tratada desde el ámbito social general”.

El mes pasado, Madrid acogió la II Asamblea Estatal de Mareas Blancas. Fruto de este encuentro, que supuso uno nuevo paso en la coordinación de las diferentes plataformas en defensa de la sanidad pública del Estado, este mes se organizarán mareas blancas en nueve provincias diferentes. El 7 de octubre se celebró la Marea Blanca de la Rioja, y un día después la de Salamanca. El día 14 tendrá lugar la marea barcelonesa y el 15 las de Pontevedra y El Bierzo. La de Madrid coincidirá con las de A Coruña y Granada, que precederán a la de Tarragona, que se producirá el 22 de octubre.