El pasado jueves 29 de enero, las organizaciones que confluyeron en el Encuentro Vecinal se dieron cita con IU en el tercer encuentro que las entidades están manteniendo con los partidos políticos que concurrirán en las elecciones autonómicas y municipales.

Representantes de la FRAVM, de Ecologistas en Acción, de Madrid en Transporte Público, de la Plataforma Mayores en Acción, de la Asociación de Afectados por la Venta de Vivienda del IVIMA (AVVI) y de la Mesa en Defensa de la Sanidad Pública se reunieron con Daniel Morcillo y con Carlos Paíno, que agradecieron la entrega de unas propuestas que, en palabras de Morcillo, “coinciden en un 80 o 90% con las nuestras”. La formación política ha iniciado el debate programático con el objetivo de concluir un documento a finales de febrero o principios de marzo.

A ambos lados de la mesa, hubo acuerdo en torno a un diagnóstico: el proceso de privatización impulsado por el Gobierno regional y por muchos ayuntamientos de la región no tiene otro objeto que favorecer determinados intereses. El de las grandes empresas y los círculos cercanos al PP. La construcción de hospitales privatizados es un claro ejemplo de ello: hay 11 centros hospitalarios más, pero menos camas que en 2004 ya que el proceso ha ido acompañado del cierre de plantas enteras en los hospitales de referencia tradicionales. El representante de la MEDSAP advirtió que la siguiente privatización afectará a los servicios de salud mental.

Hubo consenso también en la necesidad de recuperar la gestión enteramente pública de la sanidad, la educación… para mejorar los servicios y garantizar el ejercicio de los derechos de ciudadanía, pero también de mejorar la gestión pública a fin de hacerla más transparente, participativa y eficaz. “Hay que aplicar mecanismos para recuperar la apuesta de la ciudadanía por la gestión pública como el mejor sistema para defender sus derechos y sus condiciones de vida”, apreciaron.

Morcilló subrayó el carácter “estratégico” de lo público también en lo económico y defendió que las empresas puedan intervenir en la economía.

Las organizaciones pusieron sobre la mesa la posibilidad de que los partidos que coinciden en la necesidad de blindar la gestión pública firmen un pacto que fije las líneas rojas a este respecto. Morcillo respondió que su formación es “muy pragmática” y añadió que IU presentó cinco proposiciones de ley acompañadas de sus correspondientes memorias económicas que podrían servir de base para este pacto: la ley de derechos fundamentales, la de renta básica, la de reforma fiscal, la ley del suelo y la del derecho a la vivienda. “Son medidas de mínimos que ya están trabajadas y que se podrían aplicar en plazos relativamente cortos”, ofreció Morcillo.