No es el único colegio público ni será el último que se vea afectado por los recortes de la Comunidad de Madrid en el próximo curso. Y la receta para frenar que éstos recaigan sobre las familias con más dificultades parece clara: movilización en la calle y presión ciudadana. Al menos así lo han entendido los padres y madres del CEIP Doctor Severo Ochoa de Vicálvaro, que en estos momentos se enfrentan a la decisión de la Consejería de Educación de eliminar, para el próximo curso, el transporte escolar y las ayudas de comedor. La medida afectará sobretodo a las familias que viven en el barrio de Valdebernardo, que está situado a varios kilómetros de distancia del centro educativo.

Tras la concentración del lunes, en la que informaron a los viandantes sobre los planes del Gobierno regional y recogieron más de 200 adhesiones, los afectados, con la asociación vecinal AFUVEVA a la cabeza, harán visible su protesta en las fiestas de Vicálvaro, que comienzan hoy. La caseta de la entidad ciudadana hará las veces de punto de información y encuentro.

El grupo de padres y madres que se está movilizando recuerda que cuando se creó Valdebernardo, el Gobierno regional “no garantizó la escolarización de los niños y niñas en su propio barrio, por lo que se comprometió a facilitar el transporte y la ayuda de comedor” en otros centros. “23 familias se ven obligadas desde hace más de 10 años a escolarizar a sus hijos e hijas en colegios fuera de su barrio”, sostienen en un comunicado, y consideran una “desfachatez que ahora la Comunidad de Madrid, de forma unilateral e inmediata, suprima el transporte y la comida aludiendo recortes de fondos”.

“Esta situación afecta a 25 niños y niñas de infantil y primaria que, además, verán como a partir del próximo curso escolar llegar al colegio será toda una odisea. Los afectados son niños y niñas de familias trabajadoras y el colegio al que van no tienen ningún medio alternativo de transporte”, remachan los padres y madres.