Tras diez días de confinamiento de la mayoría de los barrios de Puente de Vallecas, en torno a 2.600 vecinos y vecinas de una población de 230.000 habitantes han sido citados en los dos últimos días para que la Comunidad de Madrid les realice un test de antígenos de la Covid-19. La Consejería de Sanidad les ha convocado con menos de 24 horas de antelación mediante un sistema de mensajería SMS, a partir de unos listados que, a tenor de las asociaciones vecinales del distrito, están “dudosamente actualizados”.

A pesar de que la presidenta de la Comunidad de Madrid anunció la medida el pasado 18 de septiembre, no se puso en marcha hasta el pasado martes, algo que se realizó sin una coordinación previa con el personal de los centros de salud del distrito y con los profesionales de Madrid Salud (organismo dependiente del Ayuntamiento de Madrid). La Consejería no les anunció el arranque de los test masivos ni lo coordinó con ellos hasta el mismo martes.

La Coordinadora de Asociaciones Vecinales de Puente de Vallecas denuncia “el caos que está suponiendo esta medida, cuyo resultado está siendo el escaso seguimiento por parte de nuestras vecinas y vecinos”.

Para los colectivos vecinales, más allá del desastre en la gestión de estas pruebas masivas y de determinadas consideraciones socioeconómicas, como el hecho de que población en una situación laboral precaria se vea obligada a perder parte de la jornada de trabajo para la realización de un test “sin una justificación aún aclarada en el ámbito laboral”, este bajo seguimiento es también consecuencia del descrédito que tiene el Gobierno de la Comunidad de Madrid por su nefasta gestión de la Covid-19. Un Ejecutivo “más preocupado de vender un relato que hace responsables del avance de la pandemia a los vecinos y vecinas de los barrios del Sur de Madrid, o de alterar las cifras para enmascarar su caótica estrategia como demuestra el reciente cambio de protocolo que elimina la realización de pruebas PCR a contactos estrechos, una medida que hará descender la estadística de contagios pero llenará aún más nuestros hospitales y UCI”, sostienen las entidades vallecanas, que también dudan de “la efectividad del uso de test de antígenos para realizar cribados masivos, una estrategia puesta en duda por múltiples epidemiólogos y la propia Organización Mundial de la Salud”.

Por otro lado, la coordinadora vecinal denuncia “enérgicamente” que “a pesar de sufrir un confinamiento impuesto por el Gobierno autonómico sin criterios científicos que ha hecho un daño irreparable a los vecinos y a la economía de nuestros barrios, siguen sin llegar las medidas necesarias para frenar la pandemia que llevamos exigiendo desde hace varios meses tanto a este Gobierno como al Ayuntamiento de Madrid, que no son otras que reforzar la Atención Primaria, el transporte público, políticas de prevención dirigidas muy especialmente a la población vulnerable como la entrega de mascarillas para usuarios de Servicios Sociales, recursos habitacionales y sociales para aquellas familias sin recursos para poder realizar un confinamiento ante un contagio o contacto con un contagio y la desinfección del espacio público”.

La posición crítica de las asociaciones vecinales de Puente de Vallecas con la gestión del Gobierno de Isabel Díaz Ayuso no quita para que realicen un nuevo llamamiento a sus vecinas y vecinos “a seguir colaborando con las autoridades sanitarias y con sus trabajadoras y trabajadores para combatir el avance del virus”, y continúen “tendiendo la mano a las administraciones autonómica y municipal para colaborar en esta lucha contra la Covid-19, a pesar de que sigamos sin obtener respuesta por su parte. Nuestro distrito necesita medidas reales urgentes y no cosméticas para luchar contra la pandemia, llevamos muchos meses llegando tarde”.

Imagen: AV El Pozo del Tío Raimundo