El Pleno aprobó, con el consenso de todos los grupos políticos, una proposición presentada por la concejala Enma López del Grupo Municipal Socialista en la que se insta a la Junta de Gobierno de la ciudad de Madrid en coordinación con el Gobierno de la Comunidad de Madrid a la elaboración y ejecución de forma inmediata y consensuada con las asociaciones vecinales de un Plan de Equipamientos para el barrio de San Diego.

La proposición pretende paliar el déficit dotacional que sufren hoy los vecinos y vecinas de esta zona, así como la vecindad del barrio colindante de Palomeras Bajas, una situación que se va a ver agravada con la llegada de los cerca de 4.000 nuevos vecinos y vecinas que habitarán el desarrollo del denominado Ecobarrio.

El Ecobarrio es un proyecto de vivienda pública situado en el barrio de San Diego, a pocos metros de la Asamblea de Madrid, que nació con el objetivo de regenerar esta deteriorada zona de la antigua colonia de San Francisco Javier, y contempla la instalación de un sistema de calefacción centralizado innovador y sostenible para el conjunto del desarrollo. La iniciativa parte de una inversión de más de 20 millones de euros del Plan E que fue realizada durante el mandato del alcalde Alberto Ruiz-Gallardón.

Las asociaciones vecinales subrayan que el desarrollo fue diseñado sin tener en cuenta el impacto que iba a tener en las necesidades educativas, sanitarias, sociales y de movilidad de los nuevos vecinos y vecinas así como de los ya existentes. El proyecto fue paralizado por el ejecutivo de Ana Botella, y después de que este fracasara en su intento de vender el suelo a promotores privados, fue recuperado durante el mandato de la alcaldesa Manuela Carmena y continuado por el actual Equipo de Gobierno.

San Diego es uno de los barrios de la ciudad con mayor densidad de población, con escasas zonas verdes y suelos disponibles, y tiene también el dudoso honor de ser uno de los barrios con mayor índice de vulnerabilidad social, es decir, con mayores tasas de desempleo, fracaso escolar y menores rentas, un hecho que hace aún más necesario corregir el déficit dotacional que sufren sus vecinos y vecinas.

La proposición del Plan de Inversiones surgió tras una visita de las concejalas del Grupo Socialista Enma López y Mar Espinar a la zona, junto con representantes de las asociaciones vecinales de Palomeras Bajas y Puente de Vallecas-San Diego, para conocer de cerca el avance del proyecto. También nace de la demanda que ambas entidades llevan reiterando desde hace tiempo al Ayuntamiento de Madrid a través del concejal de distrito Borja Fanjul.

Las dos asociaciones vallecanas también han mantenido en los últimos meses reuniones y visitas a la zona con representantes de Unidas Podemos y Más Madrid. Así, celebraron un encuentro con el grupo de Unidas Podemos en la Asamblea de Madrid con la presencia de la entonces portavoz Isa Serra y la ministra y líder de Podemos Ione Belarra, e igualmente se reunieron con el diputado del grupo de Más Madrid en la Asamblea regional Pablo Perpinyá, su portavoz municipal Rita Maestre y el concejal Francisco Pérez. El Grupo Municipal de Más Madrid llevó una iniciativa similar a la presentada ayer por los socialistas al pleno de la Junta Municipal de Puente de Vallecas que fue igualmente aprobada con el consenso de todos los grupos.

En los próximos días, ambas asociaciones esperan poder reunirse con Borja Fanjul, con el objetivo de conocer los pasos que dará la Junta de Gobierno para dar cumplimiento al acuerdo del Pleno, y solicitarle que en su condición de concejal de distrito así como de segundo teniente de alcalde de la ciudad, garantice el cumplimiento del acuerdo y atienda la urgente necesidad de poner en marcha el Plan de Equipamientos.