Doce asociaciones vecinales de Villaverde pudieron visitar, el pasado 18 de febrero, las obras de rehabilitación de la Nave Torroja, la vieja nave industrial que albergó la fábrica de ascensores y maquinaria de equipo Boetticher y Navarro, S.A.y que, a iniciativa de las asociaciones del distrito, se convertirá en un gran centro de nuevas tecnologías. La propuesta, que tenía por objetivo devolver a Villaverde la pujanza industrial que tuvo en los años sesenta y setenta, fue incorporado en el Plan Especial de Inversiones del distrito.

La creación de la denominada Catedral de las Nuevas Tecnologías permitirá a la capital disponer de un nuevo centro destinado al fomento del sector tecnológico y constituirá, además, un foco de desarrollo de Villaverde, que recuperará centralidad en el conjunto de la ciudad.

El complejo está compuesto por tres zonas, cada una de las cuales se destinará a distintas facetas de la promoción de la tecnología y de la innovación, tanto para los ciudadanos como para empresas y profesionales.

Las obras y sus infraestructuras tecnológicas finalizarán, previsiblemente, el próximo verano.