En la primera Junta de Gobierno celebrada en el Ayuntamiento de Madrid tras las elecciones municipales del pasado 22 de mayo, el Consistorio ha aprobado un incremento medio del Impuesto de Bienes Inmuebles del 5,7% anual para los próximos 10 años.

La Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (FRAVM) califica de disparate que el recién estrenado equipo de Gobierno apruebe una subida del IBI por encima del doble de la inflación en un momento en que la ciudadanía está sufriendo el azote de la crisis económica.

La federación vecinal pide al equipo de Gobierno de Alberto Ruiz-Gallardón que baje el tipo a aplicar sobre la base imponible para evitar cargar a la ciudadanía madrileña con más incrementos impositivos.

La Asamblea General de la federación vecinal acordó ayer convocar una asamblea extraordinaria en septiembre para consensuar la respuesta del movimiento vecinal ante esta subida y las que previsiblemente se aprobarán para su aplicación el año próximo.