Con el lema “Menos gastos militares, más presupuestos sociales”, la MESDAP, de la que forma parte la FRAVM, impulsa una movilización que, mes a mes, no solo consigue mantener encendida la llama de la lucha en defensa de la sanidad pública en Madrid sino que sirve de fértil ejemplo que, con éxito, se ha extendido a otras comunidades como Galicia y Andalucía. Tras abrazar el mes pasado el hospital Ramón y Cajal, en abril tocaba volver a marchar por el centro hasta el ministerio que dirige Dolors Montserrat.

La protesta se produce en un momento en el que se suceden los escándalos relacionados con la gestión de los centros hospitalarios de la Comunidad de Madrid durante la etapa en la que Esperanza Aguirre era presidenta regional. En las últimas semanas hemos conocido informaciones que certifican graves irregularidades en la gestión de hospitales como el Infanta Leonor de Vallecas, el Hospital del Tajo o el Ramón y Cajal, que van desde el sobrecoste de obras al pago de facturas millonarias por parte de la Comunidad de Madrid de conceptos que correspondían a las empresas concesionarias, pasando por la externalización de pruebas a centros privados que, aunque se facturaban, no se tiene constancia de su realización. Son datos que proceden de auditorías de la Intervención General de la Comunidad de Madrid y que han llevado a entidades ciudadanas como la Coordinadora de Asociaciones Vecinales de Vallecas a pedir en los últimos días la dimisión de Esperanza Aguirre de todos sus cargos públicos.

La MESDAP lleva más de cuatro años alertando de las nefastas consecuencias para la ciudadanía de la privatización de servicios sanitarios y no sanitarios de nuestro sistema regional de salud, y este tipo de casos no hacen sino reforzar su reivindicación de una sanidad universal y 100% pública y de calidad.

La víspera de la manifestación de este domingo, la MESDAP será la anfitriona en una nueva asamblea estatal de Mareas Blancas que se desarrollará de 11:00 a 19:00 en la sede madrileña de Médicos del Mundo (C/ Juan Montalvo, 6). Delegados de redes en defensa de la sanidad pública de diversas comunidades autónomas se reunirán por cuarta vez en menos de un año para intercambiar información sobre sus luchas y acordar estrategias y acciones comunes.