Casi todo el mundo conoce al barrio de Los Cármenes (Latina) como Caño Roto. No en vano hasta el año 1950 los terrenos de la zona fueros dedicados a labores agrícolas. A partir de esa década, se construyeron viviendas sociales para realojar a la población migrante instalada en los asentamientos chabolistas que se iban multiplicando en los caminos de acceso a la ciudad, entre la vía Carpetana y la carretera de Extremadura.

Desde entonces, Caño Roto ha transformado su fisonomía y ha mudado en parte la composición de su vecindario. Desde el año 2006, existe un proyecto de desarrollo comunitario destinado a fortalecer la convivencia vecinal y a impulsar el desarrollo comunitario. Tres años después, en 2009, se puso en marcha el Plan de Barrio de Caño Roto, que culminaba un proceso de concertación entre la AV La Fraternidad de Los Cármenes y la FRAVM, por un lado, y el Ayuntamiento de Madrid por otro. El plan contiene 44 actuaciones destinadas a reequilibrar territorialmente la zona, principalmente ligadas a aspectos sociales y económicos.

Estos días, cuando está a punto de concluir, la asociación vecinal, en colaboracion con la Asociación Adelita Trueque, ha organizado una recogida de juguetes para que las niñas y niños del barrio puedan disfrutar de sus regalos durante las fiestas navideñas, independientemente de la capacidad adquisitiva de sus familias.

Adelita, una entidad sin ánimo de lucro cuyo objetivo es promover el consumo responsable mediante el trueque como forma de economía alternativa al sistema compra-venta recoge juguetes en su sede (C/ Espíritu Santo 23, en Malasaña) para que todas las niñas y niños puedan disfrutar de su juguete durante las fiestas.