La Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (FRAVM), la Federación para la Defensa de la Sanidad Pública de Madrid (FADSPM), CCOO Madrid y UGT Madrid han denunciado, en una rueda de prensa celebrada esta mañana, que el Gobierno regional concibe la gestión de la asistencia sanitaria como una oportunidad de negocio para las grandes empresas por encima de las necesidades de los madrileños. La rueda ha tenido lugar un día antes de la celebración de una conferencia organizada por el Gobierno regional para vender a “constructoras, entidades financieras, empresas de proyect finance, ingenierías…” las oportunidades de negocio del Plan de Infraestructuras Sanitarias 2007-2011 de la Comunidad de Madrid. Gloria Cavanna, portavoz de la FRAVM, ha denunciado que “en plena crisis económica, Esperanza Aguirre está destinando gran parte de nuestros impuestos a salvar a las empresas que se están quedando sin negocio por la crisis del ladrillo poniéndoles en bandeja el negocio de nuestra salud”, haciendo oídos sordos al hartazgo de la ciudadanía y a las reivindicacionse de las organizaciones profesionales y ciudadanas. “En nuestra comunidad -ha recordado-, casi un 90% de las consultas de los centros de salud están masificadas; las listas de espera han crecido un 28% más que en el resto del Estado; faltan especialistas, sobre todo pediatras…”. Todo esto “es consecuencia del caos generado por la progresiva privatización de la sanidad pública, que se programa en función de los intereses de la empresa privada, no de nuestras necesidades. Porque ¿qué tipo de planificación deja sin centros de salud a nuevos barrios como Las Tablas o Montecarmelo y a barrios consolidados como Latina, Carabanchel o Tetuán? ¿Qué tipo de planificación permite que el pediatra de Comillas atienda a 25.000 niños? ¿O que en San Fernando de Henares tengan que llevar a sus hijos a médicos no especializados?¿Que el centro de salud de un barrio de Retiro lleve cuatro años en un barracón prefabricado?¿Que en Aluche tengan un centro de especialidades que atiende a 250.000 cartillas o que en Chamartín, Carabanchel, Tetuán o Retiro no tengan ningún centro de especialidades?”. “A todo esto hay que añadir la última genialidad de Güemes: la de la libre elección de médicos, una medida inaplicable salvo que lo que se pretenda sea cobrar por el servicio de los mejores médicos que, como llevamos años advirtiendo, es el fin último del nuevo modelo de gestión que quiere implantar Esperanza Aguirre”. Cavanna ha anunciado que la FRAVM convoca una concentración para denunciar “la escenificación de la subasta de la sanidad pública que supone la conferencia de mañana”. Las asociaciones vecinales se darán cita frente al hotel Wellington -sede inicial de la conferencia-, para acudir después hasta el hotel Ritz, donde tendrá lugar finalmente el acto después de un cambio de última hora que, a juicio de Cavanna, responde “al miedo del Gobierno regional a las protestas ciudadanas”. Varias organizaciones sindicales y ciudadanas se darán cita en las inmediaciones del Ritz a partir de las 19h.

Marciano Sánchez Bayle, portavoz de la FADSPM, ha calificado de “inaceptable” que “la Comunidad de Madrid presente la gestión de la sanidad como una oportunidad de negocio cuando los madrileños sufren las consecuencias de una caótica situación, provocada por “la total ausencia de planificación de los recursos, que hace que los hospitales públicos pierdan camas, se congele la contratación de profesionales y no se cubran las plazas vacantes”, una situación que puede provocar un “estrangulamiento de la asistencia sanitaria este otoño”. Bayle ha recordado, asimismo, que la privatización de los hospitales puede dar lugar a que, “en caso de que las empresas adjudicatarias tengan pérdidas, sea la Administración pública la que tenga que hacerse cargo del mantenimiento de las camas hospitalarias, pagando dos veces por lo mismo”, una situación nada improbable dada la actual coyuntura económica.

Por su parte, Carmen López, de UGT, ha anunciado que su sindicato ha presentado alegaciones a los proyectos de los 8 nuevos hospitales, que han costado “seis veces más que si los hubiera construido la propia Esperanza” y que se han elaborado “a espaldas de los agentes sociales y sindicales” mientras que, “según un informe que presentará el Consejo Económico y Social, en el año 2008 los hospitales públicos han perdido 217 camas“. Ha invitado, por tanto, a Esperanza Aguirre a que “si no se siente capaz de gestionar la sanidad pública, reflexione sobre la posibilidad de devolver las transferencias al Gobierno central”.

Para Ana González, de CCOO, resulta “impresentable” que el Gobierno regional presente las líneas maestras del plan de infraestructuras “en un marco como éste, dirigido a empresas del sector privado cuando ni siquiera ha sido sometido al necesario debate parlamentario ni ha contado con la participación de las organizaciones sociales, profesionales y sindicales”. “Madrid -ha subrayado- necesita un plan de salud, no medidas populistas, como la de la libre elección de profesionales, que aspiran a desviar la atención sobre los verdaderos problemas de la ciudadanía”. Por último, ha advertido, “las organizaciones vamos a ser claras y beligerantes para evitar que sigan especulando con nuestros derechos”.