El 14 de julio de 2006 varias organizaciones presentaron el Manifiesto ciudadano de condena al franquismo. Unos meses después, en octubre, suscribieron la declaración Trece puntos mínimos para el debate de la Ley de Memoria. Ahora vuelven a coordinar sus esfuerzos para continuar el proceso de rescate de la Memoria de la Libertad y la Democracia española. Entre otras medidas, instarán a las administraciones a que adopten las medidas necesarias para aprobar una Ley de Memoria Histórica que condene el régimen franquista, aplique el derecho internacional sobre las víctimas de la Guerra Civil y de la dictadura (imprescriptibilidad, derecho a saber, derecho a la justicia, derecho a la reparación), y cree las directrices urbanísticas y medioambientales para la adecuada preservación, conservación, mantenimiento y divulgación de todos aquellos parajes, lugares y establecimiento relacionados con al Guerra Civil, la represión franquista y la lucha antifranquista.