Representantes de la Junta Directiva de la FRAVM y de varias asociaciones de los distritos de los distritos de San Blas, Moncloa, Arganzuela , Chamartín, Usera, Villa de Vallecas, Moratalaz, Hortaleza, Vicálvaro, Ciudad Lineal y Barajas, ámbitos que contarán con infraestructuras deportivas incluidas en el proyecto olímpico, se han dado cita esta mañana en el Salón de Cristales del Ayuntamiento, donde Francisco Caño, en nombre de la Federación, ha rubricado, junto con Alberto Ruiz-Gallardón la adhesión de la organización a la Carta Verde de Madrid 2012. Amén de los representantes vecinales, estaban presentes en el acto el vicealcalde, Manuel Cobo; el consejero delegado de Madrid 2012, Feliciano Mayoral y la concejala de Medio Ambiente, Paz González. En su intervención, Caño ha recordado que los compromisos que esta adhesión comporta recogen algunas de las muchas propuestas y reivindicaciones que el movimiento vecinal ha defendido durante los últimos años, de modo que no son sino un complemento del programa de intervención del movimiento ciudadano. Destacamos entre los compromisos adquiridos: Contribuir a los objetivos de reducción del tráfico privado, colaborando en las medidas de sensibilización, de fomento del transporte público, peatonalización y carriles bici. Contribuir al fomento de las energías renovables, colaborando en los programas que se pongan en marcha. Colaborar en la preservación de las zonas verdes fomentando su uso responsable y respetuoso. A continuación, Gallardón ha señalado que la colaboración de la Federación, primera organización que suscribe la Carta, “es esencial por muchos motivos (…). Nadie mejor que ella representa a esos ciudadanos de Madrid que están llamados a ejercer un activo protagonismo en el proyecto olímpico”. Asimismo, ha destacado que la FRAVM “aporta una valiosa percepción sobre los desafíos ambientales y de sostenibilidad” y que “su compromiso a contribuir en la reducción del tráfico privado, o a fomentar el uso de energías renovables constituyen un nuevo aval a la candidatura”. El alcalde ha reconocido que la Federación, organización esencial en la articulación ciudadana de la ciudad de Madrid, ha estado presente tanto en los buenos momentos como en los malos, aportando su trabajo y propuestas desde una crítica leal y constructiva. Ha recordado, igualmente, que muchas de las zonas verdes incluidas hoy en la cartografía de la capital son fruto de la lucha, el esfuerzo y la exigencia permanente del movimiento vecinal, por lo que ha agradecido y depositado su confianza en que las asociaciones de vecinos creen la sinergia necesaria para extender estos “compromisos verdes” entre toda la ciudadanía.Universidades, empresas, centros educativos y otras organizaciones sociales seguirán los pasos de la Federación en su adhesión a la Carta Verde, que se plantea como desafíos inmediatos, la incorporación anual de 1.000 vehículos ecológicos en la renovación de flotas, sumar 30 nuevos kilómetros de carril bici al año, o reducir el tráfico de entrada y salida de la ciudad en un 10%.