Las imágenes que nos llegan a diario de personas refugiadas que tratan de atravesar las fronteras de la Unión Europea están provocando una indignación en la ciudadanía que el preacuerdo con Turquía no ha hecho sino avivar. Como consecuencia, las principales organizaciones sindicales, sociales y políticas de izquierda han comenzado a movilizarse para frenar algo que atenta no solo contra el derecho de asilo sino contra los derechos humanos más básicos.

Los próximos 17 y 18 de marzo el Consejo Europeo deberá ratificar el citado preacuerdo, por lo que apenas hay tiempo para presionar a los gobiernos con objeto de que voten en contra. Decenas de ciudades acogerán mañana por la tarde manifestaciones en este sentido. La de Madrid comenzará a las 18:30 en la Puerta del Sol.

Según un comunicado que acaban de hacer público, las organizaciones convocantes (que aparecen al final de la noticia) denuncian que la “UE trata a las personas refugiadas como moneda de cambio con el Gobierno de Turquía, vulnerando la Carta de Derechos Humanos, la Carta de Derechos Fundamentales de la UE, la Convención Europea de Derechos Humanos y la Convención del Estatuto del Refugiado. Este acuerdo debe sustituirse por una política de acogida, incluido un tránsito seguro, que corresponda con la legalidad internacional y con la solidaridad popular expresada y ejercida por gran parte de la ciudadanía europea”, indican.

El preacuerdo adoptado el 7 de marzo por el Consejo Europeo con Turquía evidencia la “absoluta insensibilidad” de la UE y los Estados miembros ante la crisis humanitaria que sufren las personas refugiadas, familias, mujeres y menores que arriesgan su vida huyendo de la guerra.

La UE ha incumplido la adecuada atención a las personas que se encuentran en nuestras fronteras y planea, en un “vergonzoso intercambio”, deportar a Turquía a migrantes y refugiados que lleguen a la UE a través de este país, a cambio de que los Estados miembros reasienten al mismo número de refugiados asentados en territorio turco. Esto vulnera la especial protección que el derecho internacional reconoce a las personas refugiadas.

“La UE ha “comprado” las devoluciones a Turquía por 6.000 millones de euros por los costes de gestión hasta el 2018, sin ningún mecanismo de control del destino del presupuesto, junto a otras medidas políticas favorables a Turquía”, aseguran los colectivos sociales, antes de continuar: “En todas estas decisiones se ha obviado, curiosamente, que el gobierno de Erdogan permite el maltrato a los refugiados en tránsito y viola de forma reiterada derechos fundamentales como la libertad sindical, el derecho laboral, la libertad de prensa y expresión –como el reciente caso del diario Zanan, cercano a la oposición al Gobierno turco–, o el exterminio del pueblo kurdo”.

“Los refugiados son seres humanos que huyen de la guerra y buscan la protección internacional, hacer de ellos una mercancía mediante intercambio económico es inhumano y no dará lugar a una respuesta más humanitaria: pagar a Turquía no eliminará el peligro al que las personas sirias, iraquíes y otras están expuestas en sus propios países”, remachan.

Las organizaciones convocantes demandan que la comunidad internacional invierta todos los esfuerzos posibles en restablecer la paz en Oriente Medio, y exigen que los Estados miembros de la UE trabajen para favorecer el proceso de acogida e integración de las personas que llegan a nuestros países.

Por eso, manifiestan su más absoluto rechazo a la política de la UE y la complicidad de sus Estados miembro ante la situación que viven las personas refugiadas. “Declaramos que Europa tiene capacidad de respuesta y que nuestros gobernantes han de tener la voluntad y coraje político para atender la situación de cientos de miles de personas que sufren el exilio de sus países. En consecuencia, reclamamos al actual Gobierno español (en funciones) que rechace el preacuerdo adoptado e inste ante los socios europeos a la adopción de medidas respetuosas con el derecho de asilo y los derechos humanos en el próximo Consejo Europeo de 17 de marzo”, concluye el manifiesto.

Convocan la concentración del 16 de marzo las siguientes entidades: CCOO de Madrid, UGT Madrid, USO Madrid, Podemos Comunidad de Madrid, Partido Socialista PSOE Madrid, Federación Regional de Asociaciones Vecinales FRAVM Madrid, Confederación de consumidores y usuarios CECU Madrid, Asociación en defensa de la sanidad pública FADSP Madrid, Consumidores en acción FACUA Madrid, Foro social de Madrid, FAPA Giner de los Ríos, Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social EAPN Madrid, Asamblea de cooperación por la paz ACPP Madrid, Fundación Paz y Solidaridad, Federación de ONG`S para el desarrollo de la Comunidad de Madrid FONGDCAM, FERMAD, Psicólogos sin fronteras Madrid, Comisión española de ayuda al refugiado CEAR Madrid, Movimiento por la Paz el desarme y la libertad MPDL Madrid, Plataforma de mujeres en la diversidad de la Comunidad de Madrid y Cumbre Social de Madrid.