No en vano, hace un año aseguró que los trabajos de consolidación de los terrenos sobre los que circula la línea finalizarían en tres meses y ya han pasado doce. En una reunión que han mantenido esta mañana con los máximos responsable de Metro de Madrid, María del Carmen Lostal y Vicente Pérez Quintana, responsables de Transportes y de Urbanismo y Vivienda de la FRAVM, respectivamente, y Eloy Rodríguez, de la Asociación Vecinal Parque Henares de San Fernando, han conocido que en estos momentos la Consejería está procediendo a retirar la maquinaria usada en las obras y a limpiar los túneles y estaciones cerradas. “Hasta que no finalicen la limpieza y revisen la catenaria, las luces de emergencia y las comunicaciones; y hagan pruebas con los convoyes, no abrirán las tres estaciones que faltan”, sostiene Rodríguez, que también participa en la Plataforma de Afectados por la Construcción y Cierre de la Prolongación de la Línea 7B de Metro.

El próximo lunes, en un encuentro en la consejería, varios miembros de esta red ciudadana preguntarán a Pedro Rollán en qué fecha “realista” podrán volver a usar las estaciones de Jarama, Henares y Hospital del Henares. También le pedirán explicaciones respecto al aviso de la Dirección General de Infraestructuras de que la línea deberá cerrar cada dos años por labores de mantenimiento. “¿Cómo esto es posible?” se pregunta la plataforma, que recuerda que la Consejería se ha visto obligada a realizar trabajos en la línea en 2008, 2010, 2012, 2013, 2014 y 2015, lo que confirma que la apertura de la 7B, que se produjo con prisas, poco antes de las elecciones autonómicas de 2007, fue una auténtica “chapuza” .

“Solo esperamos que la línea 7 a su paso por San Fernando no vuelva a cerrar en el verano de 2017, pues Metro nos ha anunciado que en esas fechas tiene previsto clausurar por obras toda la línea 5, que es la que tradicionalmente emplean los vecinos del corredor del Henares para llegar a Canillejas, donde cogemos los autobuses de nuestros municipios”, sostiene Rodríguez.

Pero, al margen de la apertura de las tres estaciones de la 7B, la citada plataforma insistirá ante el consejero en su reivindicación principal y más urgente: la reparación del centenar de viviendas que aún presentan desperfectos provocados por el suburbano.

“En el entorno de los tramos que atraviesa el túnel de la línea 7b se han producido toda un serie de patologías en los edificios que van desde grietas en fachadas, aumento de la anchura de las juntas de dilatación, movimientos anormales de los edificios y daños en viviendas con fisuras y grietas en suelos y paredes”,recuerda laplataforma. Lascasas afectadasse encuentran en las calles Pablo Olavide, Rafael Alberti, Francisco Sabatini, Ventura de Argumosa, Lisboa, Sánchez Ferlosio, Vergara y en la Avenida de Somorrostro.