El acto, que tiene como objeto reclamar el cierre por tramos de la línea más antigua del suburbano, algo que también ha solicitado el Ayuntamiento de Madrid, tiene especial importancia para los barrios más damnificados, que se encuentran en los distritos de Puente de Vallecas, Retiro y Tetuán. Por ello, sus asociaciones vecinales se están volcando actualmente en una convocatoria a la que también se sumarán ciudadanos de San Fernando de Henares. La Plataforma de Afectados por el Metro en esta localidad ha anunciado que llevará a la concentración ante el Parlamento su demanda de una solución definitiva a los graves problemas de la Línea 7B, que han obligado a decretar su cierre temporal. Tras la aparición de peligrosas grietas en viviendas y edificios públicos, el pasado mes de noviembre la Comunidad de Madrid procedió a la clausura de todas las estaciones de MetroEste del municipio y a día de hoy siguen inactivas y sin fecha de reapertura.

El anuncio realizado hace unas semanas por Cristina Cifuentes sobre el cierre completo de la Línea 1 de Metro para ejecutar trabajos de modernización ha generado una gran inquietud en los barrios más afectados, como muestra la elevada participación en las asambleas informativas que se han organizado en estos días en Tetuán, Puente y Villa de Vallecas. La última, que tuvo lugar ayer en el local de la Agrupación Socialista del Puente de Vallecas, sirvió para activar una plataforma en la que, por ahora, participan asociaciones vecinales, sindicatos y los partidos PSOE, Podemos, Ahora Madrid, IU y Ciudadanos.

El pasado 3 de marzo, representantes de asociaciones vecinales de Puente y Villa de Vallecas, Tetuán, Moratalaz y Hortaleza se reunieron en la sede de la FRAVM para conocer los detalles de la propuesta de la Comunidad de Madrid y coordinar acciones informativas y de protesta. Las entidades de la Federación son muy conscientes de la necesidad de acometer obras urgentes en la línea más antigua de la capital, pero consideran que estas se pueden hacer evitando el cierre total y completo de la mayoría de sus estaciones. No entienden, eso sí, cómo la Comunidad de Madrid ha esperado tanto tiempo en acometerlas. “Es evidente que la falta de mantenimiento de la línea en los últimos años nos ha llevado a tener que realizar una obra de dimensiones gigantescas. No puede ser que tenga túneles que no se han tocado en décadas”, indica Enrique Villalobos, presidente de la FRAVM, antes de añadir: “no se han hecho bien las cosas, ya que en vez de invertir en mantenimiento y seguridad, se han primado las obras que dan votos, como la construcción, a menudo acelerada, de nuevas estaciones”.

Con 233.000 viajeros diarios en 2015, la 1 es la segunda línea de Metro de Madrid en volumen de usuarios. Además,es la única que da servicio a los distritos vallecanos, conectándolos con el centro, y lo mismo sucede con la parte más poblada de Tetuán, el entorno de la calle Bravo Murillo.Con su cierre, que según los planes de Cifuentes se producirá del 21 de mayo al 30 de septiembre, algunas zonas como Numancia, Portazgo o Valdeacederas o Berruguete, que carecen de estación de Cercanías y tienen un servicio de autobuses deficiente, se quedarán literalmente aisladas.

Por ello, con objeto de reducir las molestias en la ciudadanía, la FRAVM demanda que la clausura de la línea se realice por fases y en periodos de baja actividad, aunque esto suponga prolongar los trabajos en el tiempo. Además, espera que las obras de modernización de la línea sirvan para mejorar la accesibilidad a la red de las personas con movilidad reducida, con medidas como la instalación de ascensores en las 16 estaciones de la 1 que aún carecen de él.

Respecto al servicio de transporte sustitutorio, la Federación demanda que sea asumido por la Empresa Municipal de Transporte de Madrid, “como garantía de calidad y en defensa de lo público”, en palabras de Enrique Villalobos. Un servicio que, por ende, no se puede limitar a reforzar las líneas ya existentes. “Es necesario habilitar nuevas líneas para poder conectar a los viajeros afectados con las terminales de Cercanías y otras líneas de Metro”, en palabras del presidente vecinal. Otra medida que servirá para paliar los perjuicios en los habitantes es la creación de un billete combinado que permita usar el suburbano, los autobuses de la EMT y los trenes de Cercanías sin coste añadido.

Por último, la FRAVM demanda la creación de una comisión de seguimiento de las obras en la tenga una participación activa, así como el establecimiento de vías de comunicación estables y permanentes con objeto de poder informar en los barrios de los avances y posibles complicaciones de los trabajos.