Las quejas ciudadanas por la falta de eficacia del servicio del Ayuntamiento de la capital Línea Madrid 010 son una constante, como lo son las de sus propios trabajadores respecto a su compañía, Ferroser, filial de Ferrovial, a la que acusan de realizar una gestión “nefasta”. El comité de empresa denuncia que en los últimos años, especialmente desde que en 2012 el Consistorio adjudicó el servicio a esa compañía, las condiciones laborales no han cesado de empeorar. Por poner algún ejemplo, la empresa ha suprimido la “flexibilidad” horaria y los trabajadores son sancionados con una falta leve “si en lugar de a las 8:00 llegan a las 8:05”. Además, los empleados son amonestados “si superan en un minuto la pausa visual de cinco minutos” que establece el convenio, indica el comité, que está compuesto por CGT, CCOO y UGT. Los sindicatos rechazan también la existencia de grandes diferencias salariales en contratos de características similares y la permanencia de sueldos que apenas llegan a los 700 euros mensuales.

Pero el comité de empresa no reclama únicamente que estas cuestiones mejoren. Demanda, en primer lugar, el mantenimiento del 100% de los puestos de trabajo y que el Ayuntamiento escuche su voz cuando aborde la renovación de la administración del servicio. Antes del 30 de abril, el Consistorio de Manuela Carmena deberá decidir si prorroga otros dos años la concesión a Ferroser, convoca un nuevo concurso o, tal y como se comprometió a estudiar Ahora Madrid durante la campaña, remunicipalizarlo. Con objeto de hacer presión para conseguir la subrogación total de la plantilla, el comité de empresa ha convocado una huelga de 24 horas el 23 de noviembre y un paro indefinido a partir del 30 de noviembre.

Las organizaciones que, como la FRAVM, forman parte de la Plataforma por la Remunicipalización y Gestión Directa de los Servicios Públicos Municipales de Madrid, tienen claro que la mejora de Línea Madrid 010 pasa por la gestión pública de este y de otros servicios hoy externalizados. “Según todos los informes y experiencias realizadas”, indican estos colectivos en un comunicado que han hecho público hoy, 12 de noviembre, la gestión directa del Ayuntamiento debería suponer “una mejora sustancial en el servicio del que se beneficia el conjunto de la ciudadanía, al quedar despojado de su finalidad especulativa”, así como “un menor coste del mismo que alivie la carga presupuestaria que todos soportamos”. Además, sirve para mejorar “las condiciones laborales de los y las trabajadoras que realizan el servicio, poniendo fin a la precariedad y permite mecanismos de gestión más democráticos y participativos, tanto de vecinos como de los propios trabajadores”.

Sindicatos y asociaciones vecinales animan al“Ayuntamiento de Madrid y a los agentes negociadores, a que culminen las negociaciones en curso, en particular en el caso de Línea Madrid y otros, de modo que se consiga cumplir las expectativas generadas, manteniendo y garantizando el empleo de todos los trabajadores que venían prestando este servicio, cuestión esta imprescindible para la continuidad y mejora en la calidad del mismo, sin que se puedan provocar situaciones de transitoriedad que perjudiquen el servicio, ya que, durante años, estos trabajadores han venido efectuando la labor con profesionalidad y eficacia, a pesar de sus condiciones laborales”.

“Apelamos al sentido de la responsabilidad y la solidaridad a las partes implicadas, y esperamos ver así cumplido el mandato que el nuevo Gobierno municipal ha recibido en las pasadas elecciones municipales”, concluye el citado comunicado.