Nacho Murgui, el presidente de la FRAVM, se reunió esta mañana en la Asamblea de Madrid con la portavoz del Grupo Socialista Maru Menéndez y con David Lucas, el portavoz socialista en el Ayuntamiento de Madrid. Ambos presentaron a Murgui la Proposición de Ley del Grupo Socialista tras discutir con el presidente de la Federación vecinal el contenido del Anteproyecto de Ley de la Cañada Real presentado por el Gobierno de Esperanza Aguirre. Los tres coindieron en señalar que el documento no articula ni especifica las medidas sociales que las administraciones habrán de tomar para poder dar así una solución integral y eficaz al problema de la Cañada Real Galiana.

A juicio de los portavoces socialistas y del presidente de la FRAVM, el anteproyecto presentado por el Ejecutivo regional contempla exclusivamente la desafectación de los terrenos, por lo que no da respuesta a todos los problemas que sufren los 40.000 vecinos de la zona.

En la rueda de prensa que ofrecieron después del encuentro, Nacho Murgui subrayó la necesidad de que las medidas a adoptar por las administraciones han de descansar en varios pilares. En primer lugar, abogó por abordar la cuestión social considerando las diferentes situaciones que viven los residentes en la vía protegida y por aprobar un plan integral en el que estén implicados los tres niveles de la administración: local, regional y estatal. Murgui apostó, asimismo, por dar una solución social y medioambiental a medio y largo plazo contando siempre con el plácet de los vecinos y con el mayor consenso político y social posible.

Maru Menéndez, por su parte, explicó que la propuesta socialista plantea la elaboración de un censo de la zona y la necesidad de ‘restaurar la realidad física y jurídica de la Cañada’. También citó la necesidad de definir las zonas urbanizables y de clasificar las diferentes áreas del ámbito para abordar una solución eficaz. La propuesta socialista insta al Ejecutivo regional a que vele por el realojo de las familias a través del Instituto de Realojamiento e Integración Social de Madrid (IRIS), por la viabilidad financiara y por hacer frente a las necesidades educativas y sanitarias de las vecinas y vecinos de la zona. El presidente de la Federación vecinal y los portavoces socialistas esperan, por tanto, que el PP busque el mayor consenso posible entre todas las formaciones políticas y escuche a los vecinos a la hora de hacer frente a sus condiciones de vida que, como ha subrayado Lucas, ‘son incompatibles incluso con sus derechos como ciudadanos’.