En 2009, la Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (FRAVM) abrió un amplio debate entre las asociaciones federadas y entre éstas y el tejido social organizado de la región con el objetivo de, en un proceso de abajo a arriba, formular el Plan Estratégico 2009-2012 de la FRAVM. En ese marco, se celebraron varios encuentros al objeto de recoger las reflexiones y propuestas del mayor número de agentes sociales posibles y así poder confeccionar una mirada amplia del contexto social y de los anhelos y proyectos del movimiento vecinal y de sus “compañeros de viaje” para trazar, en lo posible, un camino común.

El plan estratégico ha servido, desde entonces, de hoja de ruta en los diferentes ámbitos en que interviene el movimiento vecinal (vivienda, urbanismo, transportes, sanidad, participación…) con las naturales desviaciones a las que obligan las cambiantes circunstancias.

El documento partía de la “certeza de que el reflujo que atraviesa el movimiento vecinal es pasajero, coyuntural. Vendrán tiempos mejores, pero sólo ni nos esforzamos en buscarlos. Las asociaciones vecinales son necesarias (…) en cuanto que espacios de encuentro y organización de las multitudes para movilizarse en pro de sus intereses y derechos frente a las administraciones públicas y para, en su caso, promover la participación ciudadana y las experiencias de autogestión”.

En este tiempo hemos vivido una radical agudización de la crisis, la proliferación de unas políticas públicas sometidas al dictado de la troika y al mantra de la contención de la inversión pública, pero también el estallido, en mayo de 2011, del movimiento 15M, una explosión de indignación con vocación de transformación social que ha vivificado el tejido asociativo de los barrios y pueblos de nuestra comunidad.

El nuevo contexto político, económico y social obliga a revisar los análisis y las propuestas de actuación recogidas en el plan estratégico. Por ello y, recuperando parte de la metodología empleada hace cuatro años, la dirección de la FRAVM se reunirá con todas las asociaciones federadas por distritos y/o municipios para construir un espacio de reflexión colectiva con el objeto de consolidar el movimiento vecinal y de mejorar sus instrumentos de coordinación con el resto de organizaciones que conforman el tejido social de la región.

La ronda de encuentros comenzó el pasado 15 de abril en Fuencarral y continuará el lunes 22 de abril con las asociaciones de Alcorcón. Les sucederán el resto de los 20 distritos de la capital y de los 45 pueblos en los que hay asociaciones vecinales federadas para debatir y actualizar las propuestas del movimiento a fin de hacer de él un instrumento de transformación social que responda a las necesidades y a los anhelos de la ciudadanía madrileña.