Más de 150 personas de 67 asociaciones vecinales federadas participaron en la reunión convocada por la FRAVM para analizar los resultados de las elecciones municipales y autonómicas del pasado 24 de mayo y apuntar la estrategia de actuación del movimiento vecinal para los próximos años.

El presidente de la FRAVM, Vicente Pérez, dio inicio al encuentro subrayando que los comicios han abierto un panorama político nuevo en la región marcado por el cambio de signo en multitud de ayuntamientos de la región y por el avance de fuerzas políticas de progreso.

La Junta Directiva propuso que la estrategia del movimiento vecinal para los próximos años debe centrarse en apoyar e impulsar ese cambio manteniendo en todo momento la independencia política y, por supuesto, sin renunciar a la crítica de las políticas que no comparta ni a la movilización en defensa de nuestras reivindicaciones si no son atendidas.

En el camino que ahora se abre, “las asociaciones debemos ser -apuntó Pérez- más propositivas y proactivas” fomentando iniciativas ciudadanas como los huertos urbanos, los centros sociales autogestionados… y avanzar en el impulso de la participación ciudadana colaborando en la regulación de la participación de las entidades en los plenos municipales, promoviendo los presupuestos participativos y la elaboración de planes distritales y de barrio.

El movimiento vecinal debería, asimismo, impulsar la adopción de medidas de emergencia para frenar los desahucios, la pobreza energética y el hambre en nuestra región, problemas todos ellos que afectan a miles de familias azotadas por la crisis económica.

La Junta Directiva propuso las siguientes líneas estructurales de acción: el empleo, el reequilibrio territorial, la mejora de la red de equipamientos públicos, el rescate y profundización de los pilares del bienestar social (sanidad, educación, dependencia y vivienda), la defensa de lo público, la sostenibilidad urbana y la calidad de la democracia.

Asimismo, subrayó Pérez, es necesario poner al día las asociaciones vecinales afrontando cinco retos que se materializan en varias propuestas:

1) Promover la reflexión a través de una ronda de reuniones por distritos, ciudades y barrios; un mapeo de asociaciones y la celebración de una Conferencia Vecinal en 2016.

2) “No podemos hacer política en el siglo XXI con tecnologías del siglo XX”, remachó Pérez. A tal fin, se llevará a cabo un rediseño de la web de la FRAVM y un ciclo de acciones formativas sobre comunicación y gestión de redes sociales dirigido a las asociaciones.

3) Extender la malla del movimiento vecinal, llegando a más sitios y abriéndolo a los jóvenes y a las nuevas expresiones de organización ciudadana. La FRAVM impulsará una campaña de fomento del asociacionismo vecinal; promoverá la creación de asociaciones o la incorporación de las que existan a la federación en municipios en los que hoy tenemos escasa presencia, como Alcobendas, Getafe, Parla, ciudades de tamaño mediano…

4) Retomar el proyecto de la Escuela Vecinal, una escuela basada en la formación presencial y on line y en la elaboración de materiales y de manuales de buenas prácticas.

5) Reforzar la colaboración con profesionales poniendo en marcha una red de abogados y un foro de técnicos (arquitectos, economistas, médicos, sociólogos…).

En las numerosas intervenciones hubo un acuerdo generalizado sobre el hecho de que el cambio del mapa político en las instituciones locales no se hubiera producido sin la amplísima movilización ciudadana que se ha dado en la región desde 2011. Los movimientos sociales, las mareas, la lucha contra los desahucios y las movilizaciones en los barrios han sido en estos años un factor crucial y desencadenante del vuelco que han supuesto las elecciones y las asociaciones vecinales han participado de forma discreta pero constante en todas ellas.

Muchas asociaciones recordaron que el movimiento vecinal dará un plazo al nuevo equipo de Gobierno municipal pero que también será exigente para que se atiendan las necesidades de los barrios. Demandaron, asimismo, participar en la elaboración de las normas de participación ciudadana y subrayaron que los presupuestos deberían ser no solo participativos, sino solidarios, para avanzar en el reequilibrio de la ciudad después de años de total abandono de los barrios periféricos.

La AV La Corrala planteó celebrar elecciones tras el cambio de presidencia de la organización, una opción que todas las intervenciones que se refirieron a ella rechazaron por considerar prioritario trabajar por el cambio. El presidente de la federación recordó que aceptó el cargo como fórmula provisional hasta que la Junta Directiva elija otra persona con vocación de continuidad.  

Al término de la asamblea, envió un recuerdo cariñoso para Javier Espinosa, secretario de la FRAVM, ausente por encontrarse convaleciente de una intervención quirúrgica y agradeció la presencia en el encuentro de María del Prado de la Mata, concejala del equipo saliente del Ayuntamiento de Madrid.

Pepe Cabanillas puso punto final a la asamblea con el anuncio de que la Marea Blanca volverá a salir a la calle el 21 de junio y que la Plataforma de Afectados por la Hepatitis C se concentraría el jueves 11 de junio en Callao. Terminó su intervención recordando al edil socialista Pedro Zerolo, habitual de las mareas blancas, una mención que arrancó el aplauso de los presentes.

Foto: Javier Bueno.