‘La puesta en marcha de la Ley de Área Única y Libre Elección de Médico es un auténtico disparate. Todavía no hemos conocido -subraya Pepe Cabanillas, responsable de Sanidad de la FRAVM- un solo argumento que justifique la necesidad de unificar las 11 áreas sanitarias en una sola. Esta Ley -añade- rompe el modelo de sistema sanitario público establecido por la Ley General de Sanidad, basado en el desarrollo de la Atención Primaria de Salud y en la territorialización de los servicios sanitarios y lo sustituye por otro centralizado que dará lugar a la creación de un área de 6 millones de habitantes. El cambio -remacha- va a provocar un seguro caos organizativo que sólo favorece la política privatizadora del Gobierno regional’.

Ante la negativa del Ministerio a impugnar la Ley autonómica, Cabanillas ha anunciado que ‘la FRAVM no dejará de denunciar las consecuencias de su aplicación’, entre las que destaca, entre otros muchos, ‘la pérdida de equidad y de accesibilidad de las vecinas y vecinos de Madrid a sus centros sanitarios de referencia’.