El acto, al que acudirán representantes de la Federación, cuenta de igual modo con el sostén de las entidades que conforman la Coordinadora de Asociaciones Vecinales de Carabanchel y tendrá lugar a las 17:30 frente a la sede de la Consejería de Educación (C/ Alcalá, 32). Precisamente esta coordinadora, a través de la FRAVM, solicitó la semana pasada un encuentro con la consejera de Educación, Lucía Figar, para hablar sobre el futuro de los sesenta niños y niñas del centro, que hasta el momento no ha tenido respuesta. Todas las peticiones de reunión con la responsable autonómica realizadas desde junio por la Federación vecinal han tenido el mismo resultado.

Tanto las madres y padres como el personal laboral y las asociaciones vecinales demandan el compromiso de la Consejería para construir una nueva escuela pública en la misma parcela y el mantenimiento de los trabajadores, antes de que la guardería sea derruida.

La coordinadora ciudadana ha presentado una proposición al Pleno de la Junta Municipal de Carabanchel para que “acuerde no conceder el cambio de calificación de uso de los terrenos ocupados hasta la fecha por la Escuela Infantil Valle de Oro e inste a la Comunidad de Madrid para, inmediatamente a la demolición, comiencen las obras de un nuevo centro educativo destinado a Escuela Infantil en dichos terrenos e integrado en la Red Pública de Escuelas Infantiles de la Comunidad de Madrid, comprometiéndose a que este Centro no pase a manos privadas y continúe en el mismo régimen y con el mismo equipo educativo que actualmente tiene este Centro”.

La Consejería de Educación ha impuesto el traslado de los alumnos a un centro de gestión indirecta ubicado a siete kilómetros, la guardería Cinco Lobitos, donde tendrán que continuar el curso con nuevos educadores. Padres, madres y profesionales piden que los profesores sean trasladados junto a los alumnos para causar el menor trastorno posible al alumnado y evitar así someter a los pequeños a un segundo período de adaptación. Hasta que no se construya la guardería solicitada en Opañel, demandan también una ampliación del horario del Cinco Lobitos para que les dé tiempo a llevar y traer a los niños del colegio.