Con el lema “La Dehesa de la Villa: un bosque en la ciudad”, la Coordinadora ciudadana Salvemos la Dehesa de la Villa realizará su “plantación popular” en el lugar conocido como Fuente de la Tomasa, en la intersección de las calles Francos Rodríguez y Pirineos (junto al kiosco de La Paloma).

La iniciativa, que se realiza cada año desde hace una década por estas fechas, tiene como objetivo “promocionar el parque y hacer una fiesta que siempre ha sido de los vecinos”, indica Ángel Cuellar, de la asociación vecinal Poetas-Dehesa de la Villa, uno de los colectivos que integran la coordinadora. La plataforma, que recomienda a los participantes acudir con una azada, tiene previsto plantar un lote de pinos y encinas procedente del vivero municipal.

Estas especies, junto a plantas arbustivas como la zarzamora y el rosal silvestre, serán plantadas también por los vecinos de Coslada que, a iniciativa de las asociaciones vecinales Fleming y El Plantío, se darán cita a la misma hora en el aparcamiento del parque del ferial. Desde allí, los asistentes se desplazarán hasta un terreno de la calle Virgen de la Cabeza que se encuentra muy degradado por la acción de varios incendios. Se trata de un talud que separa una zona residencial del polígono industrial.

“Esta zona, en la que había una repoblación de pinos financiada por la Unión Europea, es muy importante para los vecinos, ya que hace de pantalla de los ruidos que vienen del polígono industrial de transportistas”, indica Tomás Arcos, portavoz de la asociación Fleming. En esta ocasión, el Ayuntamiento, además de colaborar con la donación de varios aperos de labranza, “nos ha autorizado la plantación, no como en años anteriores, que incluso nos envió a la policía para impedir que plantásemos los árboles”, afirma Arcos. Más allá de la recuperación de esta superficie de talud que se encuentra en “tierra de nadie”, el portavoz vecinal sugiere la creación en ella de “sendas para que los vecinos la puedan disfrutar”. Tras la plantación de los árboles y arbustos, que han sido suministrados por la Asociación para la Recuperación del Bosque Autóctono (ARBA), la organización ofrecerá un “ágape popular”.