En noviembre de 2007, el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón y la concejala delegada del área de Medio Ambiente del Ayuntamiento de la capital presentaron a bombo y platillo el Plan Director de la Casa de Campo, anunciando que en la próxima década esta zona verde tendrá cuatro veces más espacio reservado para la biodiversidad que en la actualidad. Casi un año después, el pasado 21 de octubre, la misma Ana Botella anunciaba la paralización de todas las actuaciones previstas para 2009 en la Casa de Campo como consecuencia de los recortes financieros derivados de la gestión de la crisis económica.

La Plataforma Salvemos la Casa de Campo recuerda a la concejala de Medio Ambiente que la crisis económica no justifica el hecho de que el Ayuntamiento de Madrid no haya nombrado siquiera a los miembros de la Junta Rectora de la Casa de Campo, un órgano de carácter meramente consultivo cuya creación no comporta gasto alguno y cuya constitución consideran de urgente necesidad para aunar criterios y coordinar las actuaciones de las diferentes áreas del Ayuntamiento que, en palabras de Manuel Dorado “actúan de forma unilateral a la hora de autorizar concesiones, eventos y actividades lo que hace que, en no pocas ocasiones, coincidan varias en el mismo lugar, fecha y hora”.

Dorado denuncia que “la medida adoptada por Botella da cuenta de la inhibición del Ayuntamiento de Madrid a la hora de garantizar la conservación de la Casa de Campo que, no olvidemos, fue declarada Bien de Interés Cultural”. “La injustificable paralización de la creación de la Junta Rectora permitirá que esta zona verde siga siendo objeto de sucesivas `amputaciones’, segregaciones y concesiones que merman su superficie y valor ecológico. Y es que a la cesión de las 67 hectáreas del antiguo recinto ferial a Telefónica-Madrid Arena y de las 252 hectáreas del Club de Campo hay que sumar una más: la de los 5.000 metros cuadrados que ocupaba el antiguo pabellón de Mayorales, que ha sido asfaltado para acoger espectáculos como el Circo del Sol. Que el Ayuntamiento de Madrid congele el desarrollo del Plan Director (2008-2011) incluso en aquellas actuaciones que no comportan una inversión económica nos hace pensar que el Ayuntamiento de Madrid está más interesado en sacar una rentabilidad económica del uso de este espacio que en su conservación. Los miembros de la Plataforma, sin embargo, no nos resignamos y pedimos al Ayuntamiento que, en primer lugar, nombre el Consejo Rector y, en segundo, que se lleven a cabo las actuaciones prioritarias que garanticen la conservación de este pulmón verde de la capital”.