A tal fin, ACIBU, que desarrollará la iniciativa con el apoyo del Centro Social Patio Maravillas y el colectivo Todo por la Praxis, ha editado un colorido cartel con el lema “Más de 35.349 formas de vivirlo: Maravillas, somos un barrio, mucho más que una marca”, donde el número hace referencia a los habitantes que residen en este espacio del distrito Centro.

La difusión del cartel y del blog telemático http://barriomaravillas.com, en el que se invita a los vecinos y vecinas a mostrar “su identidad, su forma de ver el barrio, su mirada”, en palabras de Gordon, suponen el arranque de una propuesta que continuará, próximamente, con la realización de una gran foto de familia del vecindario en una de las plazas del barrio. “Invitaremos al florista, al tendero, a la estudiante, al indigente, etc., a formar parte de esta foto, porque todos constituyen el barrio”, afirmó la presidenta de ACIBU, Isabel Rodríguez, tras explicar el sentido de la campaña: “No queremos que se nos siga ignorando en el Ayuntamiento. Como vecinos y comerciantes tenemos mucho que decir en la definición de este barrio. No nos gusta el modelo de participación del Ayuntamiento, que da prioridad a las iniciativas empresariales. Nos resistimos a ser engullidos por una sola marca”, concluyó, en clara referencia a la asociación de Comerciantes Triball, que desde hace meses no ha cesado de comprar locales y pisos en la zona de Ballesta, con objeto de convertir el barrio en una especie de Soho madrileño.

Con la idea de imprimir un carácter positivo y propositivo a la campaña, sus promotores han optado por usar el nombre histórico del barrio, Maravillas, en lugar del más moderno y extendido de Malasaña. Tal y como recordó esta mañana en el Alfil uno de sus vecinos “de toda la vida”, el escritor y periodista Moncho Alpuente, “resulta curioso que el barrio pasara de denomidarse de Maravillas, como siempre se ha conocido la zona, a Malasaña, a pesar de que Malasaña no era más que el final de una calle. Este barrio siempre ha estado enfermo, pero siempre ha sobrevivido y nosotros seguiremos luchando para que vuelva a ser Maravillas”, apostilló. Alpuente también arremetió contra las llamadas franquicias, “que no dan dinero al barrio sino que se lo llevan fuera, a veces a paraisos fiscales” y defendió el comercio tradicional, que es que el “hace circular realmente el dinero en el barrio” y genera tejido social.

Gordon, que afirmó que la asociación está implicando en la campaña a los bares y comerciantes, adelantó que otra de las acciones será mostrar “el patrimonio histórico del barrio, que es muy rico pero muy desconocido”.